Saltar al contenido

Benalmadena y sus playas

24 marzo, 2018

La tardes de cualquier viaje a España y la Costa del Sol son experiencias que se guardan como gemas de un tiempo mejor. Quizás desde el mismo nombre ya estemos predispuestos a enamorarnos de sus playas. Visitar esta localidad es como visitar el Sol en su mejor versión. Un destino que no puede dejar de soñarse.

Benalmádena se encuentra muy cerca de Málaga y la legendaria Marbella. Así que viajar a Benalmádena es como realizar tres viajes a lugares paradisíacos. La zona de Benalmádena cuenta con una franja de playas y una zona de sierra, la que corresponde a la Sierra de Mijas, así el viajero tiene dos climas a disfrutar. ¿Te ayudamos a encontrar hoteles en Benalmádena?

Son tres las zonas urbanas de la región: Arroyo de la Miel, Benalmádena Costa y Benalmádena pueblo. La más visitado de las tres mencionadas es la segunda, Benalmádena Costa, ya que allí se encuentran las exquisitas playas que todos quieren disfrutar. En cuanto a Benalmádena pueblo se ubica en la sierra de Mijas y sus orígenes se pierden en los tiempos de los moros.
En cuanto al clima, esta localidad tiene en promedio entre 20 y 22 grados centígrados por lo que su clima es el ideal para veranear, aunque hablar de verano es relativo en esa localidad, ya que el clima se mantiene casi todo el año y uno puede pensar que vive el verano eterno, pero no es una sensación extraña cuando se está en el mediterráneo.
Si alguna vez soñó con prolongar ese verano magnífico de sol, arena y amor, puede intentar vivir la aventura en Benalmádena, lo seguro es que al menos el sol no lo abandonará. La vista magnífica, la alegría de los colores de los días soleados, las risas de los niños, la coquetería de las mujeres, todo de un golpe en nuestras vidas con solo visitar Benalmádena. Lo más recomendable cuando planifique su viaje es que piense que está comprando un pasaje al paraíso.

Una playa clásica es la de Arroyo de la Miel, con una extensión inmensa es como si la playa no tuviera final y los comercios que la circundan nos ofrecen diverso artículos para mejorar nuestra visita, como si la consigna de la comunidad fuera una sola y sea “disfrute su estadía en el paraíso”. Con una gran seguridad que cuida de los turistas y la arena fina que es bañada por el mar en suaves cadencias armoniosas es un lugar inolvidable.
Playa Arroyo Hondo es otro lugar clásico a visitar, un poco menos extensa que la playa Arroyo de la Miel, con su arena gruesa y su oleaje moderado es una de las preferidas de los turistas que llegan de todo el mundo. Ahora, si uno variar de playa día basta con desearlo. Uno puede escoger la inmensa playa de Malapesquera a la que se puede llegar desde tierra o mar con servicios ideales para personas discapacitadas y un comercio intenso es una playa pensada en satisfacer al máximo al turista. Incluso la leyenda se da cita en las playas de Benalmádena. Tenemos el caso de la playa Fuente de la Salud ubicada en lo que antes se creía era una fuente mágica de aguas curativas. El mito urbano más cercano a la leyenda de la fuente de la juventud.

También puede encontrar lugares menos explotados por el comercio turístico y descubrir la sencillez de un pueblo pesquero. Con los pequeños botes de pesca anclados cerca de la playa uno puede encontrar la calidez del pueblo y sus costumbres que persisten en belleza a lo largo de los años. Para practicar el deporte submarino se puede visitar la playa de la Yucas con una excepcional fauna y flora marina un lugar perfecto para internarse en los misterios del mar. También puede practicar el nudismo en alguna playa más recóndita como la de las Viborillas. Se puede encontrar el tipo de playa que uno desee ya que se trata de una localidad caída del cielo en la que todo el mundo puede encontrarse a gusto.
Pero eso es mencionando solo sus playas, pero también tenemos su sierra y lo que implica un viaje a las montañas. Los cerros de Monte Calamorro, Cerro del Moro y Cerro del Castillejo son lugares emblemáticos de la región. Las caminatas por estas laderas son un clásico del turismo en Benalmádena. Además el lugar cuenta con un teleférico que nos permite tener una vista completa del municipio. Las especies que se pueden ver son la jara, la zahareña, la mejorana, el lirio y el romero, los algarrobos, el pino y el enebro. Con un poco de suerte se puede lograr ver un Búho real, verdadero patrón de esos parajes o una cabra montés.
Claro que las noches son otro momento especial en Benalmádena con sus variadas discotecas en las que uno puede encontrar las mejores bebida tradicionales. Las mejores discotecas a visitar son la disco Villa Otilia, la disco Kiu – con los mejores cócteles de esta costa española-, también es un clásico El Desván con sus aperitivos que compiten con la discoteca Madson. Y sus bebidas exóticas.
Otras discotecas importantes son Manisol con su música variada y aperitivos ideales para todo tipo de bolsillo. También se cuenta con disco Orange Corp y Show Fame en Puerto Marina que se centran en darle al turista una atención de primera.

Finalmente los amantes de las apuestas y la noche de emociones monetarias pueden pasar un buen rato en el clásico Casino de Torrequebrada. Uno puede imaginarse un moderno James Bond al momento de apostar la diversión de la noche. Con un personal selecto y especializado en brindar la mejor de las atenciones a los turistas, la visita que haga a este casino no será una más. Sin duda será uno de esos lugares que más recordará en su viaje a Banalmádena.
Cuando uno se encuentra en España, no puede dejar de mencionar su comida, cualquiera sea el lugar de la visita. Los platos característicos de Benalmádena son el bonito del norte y la paella valenciana. Es un pecado acudir a cualquiera de los restaurantes de Banalmádena y no pedir un plato mediterráneo. Encontrará la sazón justa en el lugar correcto.
Un viaje a Benalmádena es visitar lo mejor de la oferta turística mediterránea española. Algo que siempre será una tentación.