Saltar al contenido

¿Cómo se dice princesa en guanche?

Yaiza, nombre femenino de origen guanche (canario)

Concepto: arcoíris, princesa del sol, rayo de luz, de entre los fallecidos, mujer de manos diestras.

Los nombres canarios en nuestro tiempo: el boom de los 80

Hasta los años 70 y más que nada los 80, poner a tu hija o hijo el nombre de un indígena canario era algo habitual o dado por hecho designar a la iglesia o las gestiones del franquismo. La aprobación del Estatuto de Autonomía de Canarias en 1982 supuso un considerable impulso para esta práctica, que aparece prácticamente como una reivindicación de nuestra identidad, un acto simbólico de exageración nacionalista.

Idaira

Originaria de las islas de La Palma, corresponde al nombre de una princesa guanche, con lo que asimismo pertence a los guanches mucho más usados nombres para pequeñas.

De origen bereber pero asimismo canario, significa «pastores» y asimismo «claro de luna». Se emplea generalmente para denominar a los pequeños que nacen a lo largo de la luna llena.

El demonio de Timanfaya

Esta historia se lleva a cabo en Timanfaya, Lanzarote. En un día particular para 2 enamorados que estaban a puntito de casarse. No obstante, a lo largo de la celebración de la boda, fueron sorprendidos por un fuerte estrépito y una enorme explosión que logró tremer el suelo. Un sinnúmero de rocas y lava han comenzado a caer del cielo, demoliendo todo a su paso. Frente a lo sucedido, los asistentes procuraron escapar sorteando los trozos de piedra tal y como si fuesen flechas. No obstante, para su descontento, una de estas piedras por último golpea a la joven, dejándola sepultada. Lamentablemente, en el momento en que el amigo consigue desplazar la gran piedra con el apoyo de una fragua, se percata de que ahora era bastante tarde.

Después de eso, escoge atravesar el valle con el cuerpo sin vida en pos de cobijo, si bien este por el momento no asista a su querida. Diríase que pese al humo y la ceniza, varios de los pobladores de la región lograron ver el contorno del joven en la cima de una colina a la luz de la luna. En ese instante lograron ver como con sus 2 brazos alzaba la fragua de cinco puntas, preparada para ocultar en la árida tierra de Lanzarote. Meditando sobre el fatídico final de la joven pareja, los presentes presentes solo lograron suspirar de mal y se escucharon, «pobre demonio».

Descubre más contenido interesante: