Saltar al contenido

¿Cómo una mujer da a luz?

El trabajo de parto es una sucesión de contracciones uterinas rítmicas y progresivas que hacen que el feto descienda gradualmente a través del cuello uterino (cuello uterino) y la vagina (canal de parto).

Parto natural: Al comienzo vas a sentir contracciones, el mal va a ir incrementando, pero aún te quedan entre 1 y 3 horas a fin de que nazca tu bebé. Estas contracciones se vuelven poco a poco más ordenadas y mucho más fuertes conforme avanza el trabajo de parto. Su cuello uterino se dilatará gradualmente hasta lograr los diez cm de diámetro.

Le prosigue la etapa mucho más corta, si bien la mucho más intensa, llamada «transición». Las contracciones son muy profundas y veloces. Tras eso, en el momento en que tu cuello uterino está totalmente dilatado, empieza la segunda una parte del trabajo de parto, donde tienes que empezar a pujar para ofrecer a luz a tu bebé. Vas a sentir la presión de su cabeza entre tus piernas, con cada contracción deberás mover lo mucho más fuerte que logres. En el momento en que su bebé estire la abertura de la vagina, la partera le afirmará que su cabeza está «coronada». En el momento en que salga, la partera puede solicitarte que no presiones a fin de que concluya saliendo delicadamente. Idealmente, su ginecólogo puede prescindir de la episiotomía a lo largo de esta etapa de expulsión.

‘Me alegro que el bebé esté bien’

Al cabo del rato “el bebé lloraba a carcajadas. … A vivir algo tan próximo y personal, Señor Jesús, ayúdanos a todos. Me alegra que el bebé esté bien».

El nacimiento sucedió en el piso de la cabina en el espacio designado para las salidas de urgencia, ha dicho Warren. Ella considera que todo tomó cerca de 2 horas y media. Los usuarios próximos continuaron en sus asientos mientras que se desarrollaba el drama.

Cambios en el cuerpo a lo largo de las últimas semanas de embarazo

En las últimas semanas de embarazo el cuerpo empieza a prepararse para el nacimiento del bebé, por consiguiente padece ciertos cambios que son evidentes para el madre. Los más frecuentes son:

  • Las piernas y los tobillos se llenen, incrementa la necesidad de ir al baño y probablemente se genere un picor vaginal suave.
  • Los escenarios hormonales incrementan, lo que provoca que el cuello uterino se dilate y, en ocasiones, hace una sensación de frío, temblores o debilidad.
  • Empiezan las primeras contracciones, que tienden a ser cortas, irregulares y también indoloras. Estas se los conoce como contracciones de Braxton-Hicks. La barriga se endurece, cae un tanto, se redondea y forma una suerte de cúpula cerca del bebé. Estas contracciones no son señal de trabajo de parto y son recurrentes en el último mes de embarazo.

«No andas de parto. Vete a casa, vas a estar mucho más sosegada”

“No tenía seguridad en mí misma”, cree Beatriz. Según enseña, el día 5 fue a los monitores y le afirmaron que se encontraba de parto. “Me preguntaron si no me había fijado en ella, pero como hace 5 meses que la tengo no la había sentido solamente.”

No obstante, tenía el presentimiento de que entraría Daniel A las escasas horas de la noche, tras dejar a su otro hijo Leo con su madre, asistió al hospital de su propiedad pues se encontraba de parto, “y se encontraba segura de que se encontraba de parto”.