Saltar al contenido

¿Cuál es el salmo para dormir?

Salmo 3:5. Me acuesto, me duermo y vuelvo a despertar pues el Señor me transporta. El poder restaurador del sueño y la protección que el Señor nos proporciona están contenidos en este versículo.

De qué forma rezar para reposar bien

La mayor parte de la gente precisan por lo menos siete u ocho horas de sueño cada noche para sentirse descansadas y saludables. Pero en ocasiones, aun la mejor resolución de acostarse temprano y reposar bien durante la noche no en todos los casos marcha según lo premeditado. Si se siente alterado o tiene inconvenientes para conciliar el sueño, la oración puede ser una herramienta vigorosa para asistirlo a reposar mejor.

Si bien no hay una oración «adecuada» para reposar mejor, a varias personas les resulta útil decir un versículo de la Biblia o una oración concreta antes de acostarse. Otra gente eligen realizar una oración general de acción de gracias o de súplica antes de irse a reposar. La clave es hallar una oración que te calme y te asista a concentrarte en Dios en vez de tus intranquilidades.

Mateo 11:28

Venid a mí todos y cada uno de los que estáis trabajados y cargados, y yo les voy a hacer reposar.

Jesús afirma que el más destacable reposo está en Él. Este pasaje popular y reconfortante es un enorme recordatorio de que ninguna carga es bastante grande para Él y que continuar a Jesús siempre y en todo momento nos va a dar el reposo y la satisfacción que requerimos.

¿Qué salmo debo leer para protección?

El Salmo 91:1-16 nos enseña que debemos defendernos bajo las alas del Señor. El Señor nos cubrirá con sus alas y nos resguardará de todo mal. Tenemos la posibilidad de confiar en él para defendernos de nuestros contrincantes y de todos y cada uno de los riesgos. El Salmo 121:1-8 nos enseña que Dios es nuestro asegurador. Él nos resguardará de todo mal y nos guiará por el sendero preciso. El Salmo 144:1-15 nos enseña que Dios es nuestra fortaleza y nuestra roca. Él nos resguardará de nuestros contrincantes y nos va a dar la victoria. El Salmo 46:1-11 nos enseña que Dios es nuestra roca y nuestra fortaleza. Él nos resguardará de nuestros contrincantes y nos va a dar la victoria.

Los siete Cánticos protectores son: Salmo 91, Salmo 121, Salmo 124, Salmo 129, Salmo 140, Salmo 141 y Salmo 142. Salmo 91 – El seguro de vida de Dios. Este salmo nos enseña la protección que Dios proporciona a quienes confían en él. Salmo 121 Protección del riesgo. Este Salmo nos enseña a rezar a Dios a fin de que nos resguarde de todos y cada uno de los riesgos. Salmo 124 – Protección del enemigo. Este Salmo nos enseña a rezar a Dios a fin de que nos resguarde de nuestros contrincantes. Salmo 129 – Protección contra el mal. Este Salmo nos enseña a rezar a Dios a fin de que nos resguarde del mal. Salmo 140 – Protección contra el riesgo. Este Salmo nos enseña a rezar a Dios a fin de que nos resguarde de todos y cada uno de los riesgos. Salmo 141 – Protección contra el mal. Este Salmo nos enseña a rezar a Dios a fin de que nos resguarde del mal. Salmo 142 – Protección del enemigo. Este Salmo nos enseña a rezar a Dios a fin de que nos resguarde de nuestros contrincantes.

Cánticos 91 (NTV)

1 Los que viven bajo la protección del Altísimo encontrarán reposo a la sombra del Todopoderoso.

2 Esto declaro en relación al Señor: Él solo es mi cobijo, mi sitio seguro; él es mi dios y en él confío.

SALMOS 145

«Te exaltaré, Santo dios, rey mío, y bendeciré tu nombre por los siglos de los siglos. Cada día te bendeciré y glorificaré tu nombre por los siglos de los siglos. Grande es Yahvé y digno de la mayor alabanza; y su excelencia es insondable.