Saltar al contenido

¿Cuándo es recomendable un arrendamiento?

Si precisa actualizar o conseguir activos para impulsar la eficacia, el arrendamiento financiero representa la mejor ocasión, puesto que deja integrar distintos equipos sin el peligro de descapitalización que implicaría la adquisición instantánea.

Prácticamente, en cualquier operación comercial o productiva, necesitamos automóviles, equipos especialistas o aun recursos inmuebles que nos son imprescindibles para trabajar. Y ya que escasas compañías o personas tienen elementos financieros ilimitados, es requisito recurrir a esquemas financieros que nos dejen contar los recursos de capital sin la necesidad de efectuar de cuajo las inversiones terminadas. Y si bien el arrendamiento es buenísima opción alternativa para los negocios, es recurrente escoger un crédito bancario para comprar estos recursos, sin comprender que nos encontramos desaprovechando la posibilidad de tener mejores desenlaces financieros y fiscales. En el momento en que oímos charlar por vez primera de los proyectos de arrendamiento como una alternativa financiera, es muy habitual que creamos que entendemos de qué se habla, pero no tengamos todos y cada uno de los elementos para comprender si es o no, la opción mejor para nuestras pretensiones. Esto puede ocurrir pues lo enlazamos con el desarrollo de arrendar una vivienda o una oficina, que se semeja grosso modo con una operación de arrendamiento financiero o arrendamiento puro, pero carecemos del fundamento técnico que comprende toda la operación.

¿Qué es un contrato de arrendamiento urbano?

Según el Producto 2: “Un contrato de arrendamiento es aquel por el que 2 partes se fuerzan recíprocamente, la una a otorgar el goce de un inmueble urbano designado a vivienda, total o relativamente, y la otra a abonar por este goce un precio preciso”. Esto es, que es el acuerdo que deja que el inquilino pague un canon por mes (precio del alquiler) por ocupar un inmueble.

2. ¿Debo llevarlo a cabo de manera redactada y autenticarlo?Según el Producto 3: “El contrato de arrendamiento puede ser verbal o escrito”.  No obstante, lo más conveniente es llevarlo a cabo de manera redactada y con firmas autenticadas. Esto, para eludir peligros o inconvenientes que se logren ocasionar entre ámbas partes. Un contrato de arrendamiento debe detallar: nombre y también identificación de los contratantes, identificación del inmueble con las áreas que se arriendan, precio y forma de pago; relación de los servicios, cosas o usos conexos y auxiliares; término de duración del contrato y una aclaración que indique quién va a pagar los servicios públicos. En relación la autenticación no es un requisito pero, por cuestiones de seguridad y para eludir suplantaciones, es preferible asistir al reconocimiento o autenticación frente a un notario.

Diferencias entre los 2 géneros de arrendamiento

Esta clase de arrendamiento tiene puntos concretos que entienden su definición:

  • Con él se trasfiere al suscriptor todas y cada una de las virtudes y peligros socias al activo o propiedad.
  • En el momento en que el arrendamiento llega a su fin se efectúa la transferencia total del bien.
  • Sigue la opción a compra de la propiedad al precio que se establece al efectuar el contrato.
  • El valor de los pagos periódicos o cuotas del arrendamiento corresponden a un valor razonable del activo predeterminado desde el comienzo.
  • El arrendatario es el encargado de proteger y sostener el activo arrendado.
  • A veces un arrendamiento de esta clase se considera como tal si bien no permanezca opción de compra establecida. O sea, si el valor de las cuotas mínimas es semejante al precio razonable del activo y se han transferido todas y cada una de las virtudes del mismo, se charla de arrendamiento financiero.
  • Otra diferencia en materia contable es que este arrendamiento hay que registrar tal y como si se tratara de la adquisición o compra de un activo a crédito.

ESCUCHA NUESTRO PODCAST “ENTORNO IPADE”