Saltar al contenido

¿Dónde está el metro más largo del mundo?

1. Seúl, Corea. Con una longitud de 940 km, 17 líneas y 627 estaciones, la red de metro de Seúl es la mucho más grande de todo el mundo.

Los británicos mencionan a él como el Underground o The Tube, por la manera de sus túneles, empezó a marchar el diez de enero de 1863; 4 millones de usuarios viajan en el metro de Londres todos y cada uno de los días. El popular «tubo» es mucho más que un medio de transporte, es un símbolo de la región ya hace mucho más de 150 años. Su obra duró solo tres años y fue sustentada económicamente por una compañía privada. Los avances en tecnología hicieron viable que las viejas locomotoras de vapor diesen paso a los trenes eléctricos, al paso que los ingenieros de la temporada ideaban simultáneamente novedosas maneras de crear túneles. Dado que los dos hechos coincidiesen en exactamente el mismo periodo dejó el nacimiento del metro mucho más viejo de todo el mundo. La construcción de la primera línea de metro, famosa como Ferrocarril Metropolitano del Norte, empezó coincidiendo con la Exposición Universal de 1851. Para entender sus orígenes, asimismo debemos remontarnos a la temporada de la Revolución Industrial. La población rural empieza a migrar a las ciudades en pos de la promesa de una vida mejor, menos dura y dura que la del campo. Y como el día de hoy, miles de individuos llegaron a Londres para huír de la pobreza. Los inconvenientes logísticos impidieron el avance aguardado, Londres se transformó en entre las ciudades mucho más pobladas de todo el mundo y su periferia padeció permanentes averías o fallos que impidieron las comunicaciones normales. En este sentido, un osado concejal llamado Hables Pearson, con una visión actualizada y progresista de las ciudades, ha propuesto una red de trenes subterráneos formada por cabinas accionadas por aire comprimido. Desde una visión de diseño, el metro de Londres es un caso de estudio que resalta la participación de la especialidad en la sociedad. Tanto el logo del metro como la tipografía, los mapas esquemáticos y la señalización están como es lógico pensados ​​y diseñados, si bien han sufrido distintos cambios durante su extendida historia. La marca Underground nació en 1906 en el momento en que Converses Tyson Yerkes agrupó las vías. Después, en 1908, en el momento en que Frank Pick se encontraba adelante del departamento de propaganda de la compañía, llegó la ‘ronda’, el día de hoy símbolo de Londres, cuyos derechos administra en buena medida Transport for London (TfL). Los orígenes del asimismo popular ‘Bull’s Eye’ (Bulls-Eye) o Lente (Objetivo) se remontan al siglo XIX. El símbolo de una rueda con una barra horizontal en el centro y la palabra GENERAL en ella fue empleado por vez primera por la London General Omnibus Company. En 1908 se decidió usarlo en el metro a fin de que fuera mucho más simple destacar los nombres de las estaciones en los andenes. El círculo colorado con la barra de nombre azul se adoptó velozmente, con la palabra «UNDERGROUND» cruzando la barra como el primer identificador de la compañía. Más tarde, en 1919, este logo fue rediseñado por Edward Johnston. Mejor popular por su trabajo como tipógrafo y calígrafo, tres años antes, en 1916, había desarrollado Johnston Underground, el género de letra sans serif propio de TfL, hasta el momento en que Eiichi Kono lo alteró en 1979 para generar New Johnston. Es popular por su curva en la parte de abajo de la l minúscula y el punto con apariencia de diamante en las letras i y j. TfL tiene los derechos de creador para ejercer control sobre la fuente. Cada estación tiene el ‘círculo’ del metro, que de forma frecuente incluye el nombre de la estación en la barra central, en las estaciones y reiteradamente durante la interfaz. Por consiguiente, el nombre es simple de admitir para los usuarios que bajan de los trenes. Este símbolo se ha usado en el autobús y el metro a lo largo de varios años y, desde el momento en que TfL tomó el control del metro, lo ha aplicado a sus otros métodos de transporte (taxi, tranvía, DLR, etcétera.) en distintas pares de colores. El primer mapa esquemático fue desarrollado por Harry Beck en 1931. Él mismo era un trabajador del metro, quien apreció que la mayor parte de los pasajeros procuraban maneras de llegar de una estación a otra. El sistema de mapas del sistema de alcantarillado sirvió como base para su presentación. El talento de Beck fue idear un mapa hecho más simple conformado por estaciones, segmentos de línea recta que las conectan y el río Támesis. Las líneas tienen la posibilidad de ser verticales, horizontales o en un ángulo de 45 grados. Para realizar el mapa mucho más claro, resaltó las conexiones y distinguió entre estaciones ordinarias (marcadas con tildes) y estaciones de transferencia (marcadas con rombos). Se realizó habitual inmediatamente y desde ese momento el metro ha empleado mapas topológicos para ilustrar la red. Si bien a Beck solo le pagaron cinco guineas por el trabajo, su éxito inicial lo llevó a seguir diseñando los mapas hasta 1960, con la salvedad de la edición desarrollada por Hans Scherger de 1939. A lo largo de este tiempo, conforme brotaban novedosas líneas y estaciones, Beck cambió eso. Predisposición. Por poner un ejemplo, cambiar el símbolo de las estaciones de trueque de un rombo a un círculo, tal como cambiar los tonos de las líneas: Central Line de naranja a colorado y Bakerloo Line de colorado a cobrizo. El último boceto de Beck de 1960 tiene dentro los conceptos básicos de los mapas del metro de el día de hoy. Más tarde, en 1960, Harold Hutchinson dibujó su versión del chato del metro; Suprimió las esquinas emplumadas del diseño de Beck y creó ciertas áreas muy contraídas. Asimismo ingresó símbolos de trueque (círculos solo para el metro, cuadrados para los puntos de trueque de British Rail) que eran negros y dejaban que muchas líneas pasaran mediante ellos, en contraste a Beck, que usó un círculo para cada línea en un punto de trueque, que consecuentemente de la línea pertinente fue coloreada. Entre 1964 y 1986 fue Paul Garbutt quien reanudó el diseño de los planos del metro desde la perspectiva de Beck. El día de hoy el mapa exhibe la historia de historia legendaria: «Este diagrama es una evolución del diseño original concebido por Harry Beck en 1931» en la esquina inferior derecha. En la pantalla grande, el Metro fué ámbito de películas como 007: Operation Skyfall o Rogue One: Una historia de Star Wars, al tiempo que el Metro es una parte de una secuencia inolvidable de El vengador del futuro. Los dos sistemas importan interfaces de difusión cultural, usando sus instalaciones con ideas como Arte en el Subsuelo o las Estaciones Simbólicas de Metro. El día de hoy, el metro de Londres cubre una red de 402 km, lo que lo transforma en el tercero mucho más grande de todo el mundo, solo tras los de Shanghai y Beijing. Asimismo se encuentra dentro de las estaciones con mucho más estaciones (270) y entre las mucho más visitadas (3 millones de media cotidianas). Un fundamento mucho más para entender la embriagadora y interesante Londres.

Shanghái, China

La localidad mucho más grande de China tiene la segunda red de metro mucho más extendida de todo el mundo con 468 km. El Metro de Shanghai tiene 12 líneas y 303 estaciones.

Con una longitud de 940 km, 17 líneas y 627 estaciones, la red de metro de Seúl es la mucho más grande de todo el mundo.

Atenas, Grecia (

Justo un mes antes de Novedosa York, se inauguró en Atenas el primer tramo de metro del país. Desde 1869 existía una línea de ferrocarril que conectaba la ciudad más importante con El Pireo, de unos 9 km hacia el sur, pero esta línea no se encontraba electrificada (era del vapor) y el primer tramo subterráneo no se edificó hasta septiembre de 1904. El día de hoy la llamada «Línea 1» (o verde) consigue una longitud de 25 km y las primeras 7 estaciones llegó a 24. En 2000 Atenas inauguró otras 2 líneas y en 2014 la localidad ahora tenía mucho más de 85 km de vías y 65 estaciones.