Saltar al contenido

El crucero Quuen Elizabeth en el puerto de vigo

13 abril, 2018

Elegancia inglesa, decoración refinada sin excesos, pero sobre todo lujo a bordo de la saga ‘Queen Elizabeth’. El nuevo crucero de la compañía británica Cunard, el tercero de la serie (QE3), llegó este jueves a Vigo en su viaje inaugural, convirtiendo a la ciudad gallega en el primer puerto que toca tras ser bautizado en Southampton por la Reina Isabel II.
En las 16 cubiertas de las que dispone hay teatros, restaurantes, bibliotecas, piscinas, librerías, centros comerciales y cualquier entretenimiento que un pasajero pueda imaginar, pero en este caso, la diferencia con otros grandes trasatlánticos es el exquisito cuidado con el que han sido diseñados sus interiores.
De 294 metros de eslora, 31 de manga y 90.000 toneladas de desplazamiento, el ‘QE3’ es un palacio flotante en el sentido estricto de la palabra. La entrada en el barco desde las cubiertas más bajas es como trasladarse en el tiempo y en el espacio al refinamiento de la monarquía británica.
La biblioteca del ‘Queen Elizabeth’. | A.G.

Estilo inglés

El gran hall que recibe a los pasajeros está decorado con una gran pintura del buque, pero a lo largo y ancho de los pasillos, camarotes o cualquier otra estancia nos encontrarnos las figuras, relieves, óleos y fotografías de los míticos cruceros de la Cunard.
“Es un orgullo para nosotros hacer nuestra primera escala en Vigo, un lugar en el que ya se estrenó el Queen Mary 2 y en el que también se despidió el ‘Queen Elizabeth 2′”, recordó el capitán, Chris Wells, durante la recepción e intercambio de metopas a la que asistieron Corina Porro, presidenta de la Autoridad Portuaria, y la viuda de Alberto Durán, el consignatario vigués cuya labor está estrechamente vinculada a las rutas marítimas con las Islas Británicas.
Con 2.098 pasajeros a bordo, apenas hay media docena de españoles entre los 966 tripulantes pero sí muchos sudamericanos, por lo que no es difícil hacerse entender en español. Cada compartimento, sala, librería o dependencia irradia lujo sin ostentaciones y la cubierta superior se puede convertir en el mejor lugar para perderse. Pedro Quiñones, jefe de Entretenimiento, ejerce de guía con su acento portorriqueño. “Esta diadema de diamantes es una réplica de la que utilizó la Reina Isabel y cuesta 10.000 dólares”, indica en plena galería comercial.
Una de las piscinas del crucero. | A.G.

Una piscina rematada con maderas nobles, una pista de criquet, otra de bolos, una más de tenis y pádel. En lo más alto del buque también se puede jugar una partida en un tablero de ajedrez gigante o disfrutar de la visión panorámica sobre la proa desde el Commodere Club.
Los 24 artistas que forman la compañía de teatro del barco ofrecen dos representaciones al día en un auditorio con capacidad para 1.000 personas, idéntico caso que en el de los bailarines que actúan en la pista de baile decorada en sus paredes por el Buckingham Palace. El restaurante Britannia es otro de los puntos claves. Ubicado en la zona de popa, dispone de dos plantas y una oferta que apunta directamente al paladar inglés. Las cubiertas superiores, en las que se ubican las suites, dispone también de restaurantes con acceso limitado para el resto de pasajeros.
Trece días de crucero

El ‘QE3’ llegó a Vigo a primera hora de la mañana procedente de Southampton. Navegará trece días en su primer circuito y hará también escalas en los puertos de Lisboa, Tenerife y Madeira. El pasado lunes, la Reina Isabel II llevó a cabo un ritual que 72 años antes realizó la Reina Madre, cuando dio nombre al primer Queen Elizabeth. “Que Dios bendiga al navío y a todos los que naveguen en él”, pidió la monarca británica.
El nuevo ‘Queen Elizabeth’ es un navío de mayores dimensiones que su predecesor, que fue vendido a Dubai después de haber sido retirado para convertirse en un hotel flotante. Las entradas para participar de este crucero se pusieron a la venta el 1 de abril del pasado año y se vendieron en menos de media hora.
El próximo 19 de abril iniciará la ruta para los bolsillos más exquisitos, la vuelta al mundo en 105 días. Con precios que van desde los 17.000 euros por persona a los 60.000, el barco circunnavegará el planeta por primera vez. El pasaje más barato para esta primera ruta cuesta 600 euros por día.

via: Interstitial – Noticia