Saltar al contenido

Guia de Cadiz, Visitar Cadiz

2 mayo, 2018

En Cadiz , encontramos una ciudad que conjuga como pocas el patrimonio artístico y cultural con excelentes arenales y una gastronomía rica y variada, entre otros múltiples atractivos. Sirena del Océano para Lord Byron, la Tacita de Plata según la conocen popularmente sus vecinos, Cádiz es, con 3.000 años de historia, la localidad más antigua de Occidente. Tartesos, fenicios, romanos, visigodos, musulmanes y cristianos son algunos de los pueblos que han dejado su huella en la ciudad.

Esta mezcla única de culturas hace de Cádiz un destino muy atractivo para quienes deseen rastrear las huellas de la historia por sus calles, plazas y monumentos. Los visitantes que, por el contrario, quieran broncearse junto al océano Atlántico tienen una oferta igual de heterogénea.

El término municipal cuenta con cuatro playas: La Caleta, Santa María del Mar, Cortadura-Torregorda y La Victoria. Esta última, aunque no es la más extensa, es la más famosa y concurrida de la ciudad. Calificada por la Unión Europea como la mejor playa urbana del continente, ha recibido ininterrumpidamente la bandera azul desde 1987, y cuenta con todos los servicios necesarios para garantizar la seguridad y la comodidad de los bañistas. Además, en sus 2,5 kilómetros de longitud se pueden encontrar varios chiringuitos en los que disfrutar de unas tapas o beber algo. También es un lugar ideal para hacer deporte o simplemente caminar por su paseo marítimo, plagado de hoteles, bares y restaurantes.
Las otras playas de la ciudad no desmerecen a La Victoria. Santa María del Mar, también conocida como Playita de las Mujeres, tiene una longitud de 400 metros y está situada junto a los restos de las antiguas murallas del casco antiguo. Su ubicación permite contemplar una impresionante vista de la Catedral y del barrio viejo. Por su parte, el arenal de La Caleta, situado en pleno centro histórico del municipio, es uno de los espacios más queridos por los gaditanos.

Escenario natural de largometrajes tan conocidos como Alatriste o 007: Muere otro día (en el que simulaba una playa de Cuba), ha servido de inspiración para poetas y músicos. José María Pemán o Isaac Albéniz son algunos de los artistas que se quedaron prendados de su belleza. Finalmente, Cortadura-Torregorda se diferencia de las demás por ser la única playa virgen de la ciudad. Con casi cuatro kilómetros de extensión, cuenta con abundantes dunas y es el arenal preferido de quienes gustan de la naturaleza en estado salvaje.

Como se ha visto, las playas de Cádiz se adaptan a todos los gustos. No obstante, si el visitante prefiere salir de la ciudad, encontrará otras múltiples alternativas. Desde San Roque a Sanlúcar de Barrameda, la costa gaditana ofrece decenas de playas en las que perderse, más en esta época del año en la que la presencia de bañistas se reduce considerablemente en comparación con los meses de julio y agosto.