Saltar al contenido

Guia de Cracovia, viaje y fotos de Cracovia

2 mayo, 2018

Martes

último dia de nuestra estancia en Krakow. Me avergüenza decir que solo aprendimos a decir “gracias” (algo así como djenkuya), pero el hecho que me impactó, es que TODAS las personas con las que hablamos, sabían inglés. Vale que todas eran jóvenes, pero incluso los taxistas chapurreaban algo. Evidentemente que si te vas al pueblo de la mujer con las vacas, ni inglés ni leches, pero lo que es el centro de Krakow, no tuvimos absolutamente ningún problema. Preguntando nos dijeron que el nivel de inglés que tienen, es de la enseñanza obligatoria, que ni academias ni nada.

Dicho esto, el Martes nos fuimos a Wieliczka, a visitar las minas de sal. Nosotros cogimos el autobús en la calle Kurniki, cerca del centro comercial. El número es el 304. Una vez en la parada, hay que sacar los tickets de una máquina, aviso de que el conductor solo conduce, no cobra tickets ni da cambio ni nada. El procedimiento es sencillo, ya que se puede poner el idioma en español. Sacad un viaje normal, el precio es de 2.50 Zlotys. Si estuvierais en una parada que no tuviera máquina expendedora de tickets (como pasa a la vuelta de las minas de sal), habrá que sacar los tickets en el mismo autobús. Aquí si que debereis pedir ayuda, ya que en esas máquinas creo que solo está en polaco (almenos en la máquina del autobús que cogimos nosotros)

Sigo con la visita. Primero hay que sacar las entradas. Si sois estudiantes, os cobraran 51 Zlotys. Nosotros íbamos 3, y uno de ellos era estudiante, pero les enseñamos el carnet jove de la caixa y coló . Nos cobraron 51 por cabeza y ojo, que si quereis hacer fotos, teneis que pedir un ticket para ello, y os cobrarán 10 Zlotys. Yo me lo cogí en taquilla, pero mientras haces la visita no lo necesitas, hasta que llegas a la sala principal, que allí sí es donde es necesario. Si por algún caso no la hubierais cogido en taquilla, tranquilos que antes de llegar a dicha sala podreis comprar allí la pegatina, pero mientras no se llega a esa sala, no es necesario.

Nosotros cogimos visita en inglés, que sale cada media hora. La visita en español a partir de Junio era una por la mañana (no recuerdo la hora) y la otra a las 16:00 o así..
Al empezar debemos bajar 378 escalones de caracol , y según vamos llegando a las cámaras, os van explicando esto y aquello.. Yo entiendo que sea una visita a hacer cuando se vaya a Krakow, pero según mi opinión, NO obligada. Creo que es prescindible, pero bueno, ya que uno está allí, la hace..

sisi, usaban caballos..

Como decía, antes de llegar aquí no hacen falta pegatina, pero si se quiere fotografiar la sala que pongo a continuación, serán 10 zlotys.

La verdad es que me supo a poco, pero no está mal.

Al volver, cogimos el autobús en la acera de en frente de donde nos dejaron, y fuimos al centro a comer a un restaurante typical polish, donde el menú principal son dumplings, que vienen a ser empanadillas hervidas (en algunos casos fritas). El restaurante está en la calle Slawkowska 32. Te sirven en platos y cubiertos de plástico, con lo que tiene más pinta de un fast food que de otra cosa, aunque está todo decorado con madera. Es un mix un poco chungo, pero el restaurante está bien y es sano y bueno. Mi plato y la bebida me costó 11 Zlotys, no llegó a los 3 euros todo.

Después de eso continuamos nuestra investigación de bares para echar la última birra, y al final fuimos a parar a un garito que se llama Podium, en la calla Bracka 4. Es como os decía antes, se entra como en una especie de portal, y al final en el patio interior hay mesas y sillas y el local para tomar algo, o sino también hay escaleras que conducen a sótanos (los dos garitos son independientes uno de otro). Nosotros escogimos el lado oscuro y bajamos las escaleras, y la verdad es que un garito que está muy bien, para tomar algo de tranquis. La camarera también muy mona.

Nos tomamos nuestra birra de rigor, dejamos como Tips la calderilla que nos sobraba y una vez hechas las compras por los tenderetes de la plaza del mercado, nos fuimos a la parada de taxis que hay en frente de la discoteca Prozak. Antes ya habíamos preguntado cuanto nos iba a costar, y nos dijeron 65 Zlotys. Así que cuando volvimos le dijimos que solo teniamos 65, y dijo que si no eran 70 nada. Nos fuimos a buscar otro pero el taxista al final aceptó y le dimos 68 creo. 3 de tips. Una cosa, yo personalmente siempre he dado algo de propina a casi todos los conductores (chófer de auswitch y taxi de ida y el otro de vuelta), porque 8 zlotys son 2 euros, que para mi tampoco es tanto, pero para ellos si que lo es. Así que dejar un billete de 10 zlotys tampoco me suponía tanto.

Llegamos al aeropuerto, nos vamos hacia la puerta correspondiente, y ojo… cuando llegais al aeropuerto, para llegar a la puerta de embarque, hay que ir al piso de arriba. En el piso de arriba hay diferentes negocios, pues bien, hay una joyería, donde trabaja una hembra, que daban ganas de aplaudir hasta que sangraran las manos, y demás, claro… impresionante, el ser humano el que había allí… me casaba ya.

Y menuda diferencia (y con esto acabo) con la seguridad de Reus y Krakow. En Reus medio de cachondeo con los seguratas que jiji que jaja que juju, pero en Krakow eran militares. Qué pedazo de armarios, con sus botas, su vestimenta, y cacheando a más de uno. Allí no se pasa nada ni de coña, o al menos esa era la sensación que daba.

Vuelo sin mucha novedad, llegamos a Reus, nos quitamos la mitad de ropa de la calda que metía (a las 0:00 de la noche), nos vinieron a buscar y para casa.

Sé que me he dejado cosas por ver, pero ibamos 3 y no podiamos contentar a todos, así que no descarto volver pasado el verano, en Septiembre quizás, ir a mi rollo y ya que lo tengo un poco más controlado, perder menos tiempo buscando calles y demás.