Saltar al contenido

Las joyas ocultas de Madrid

Con la nueva normalidad parece que nos estamos acostumbrando a hacer colas y tener que reservar cita previa en cualquier lugar o comercio que queramos visitar. Con estas nuevas reglas del juego para hacer turismo, hoy os vamos a descubrir algunas joyas ocultas de la capital, lugares quizás poco conocidos de Madrid, que ahora son un lugar ideal para visitar sin aglomeraciones ni esperas.

Arte y comida en una azotea

La Azotea es un edificio increíble que puedes encontrar en Madrid. El lugar es multifuncional y vale la pena visitarlo para muchas actividades diferentes. Cualquiera que sea la vibración que sientas, este lugar tiene algo que encajará. Lo mejor de este edificio es el Círculo de Bellas Artes, el nombre ya suena bonito. Aquí puedes encontrar arte, literatura, cine, exposiciones e incluso talleres culturales.

En la azotea puedes encontrar 3 ambientes diferentes en los que puedes sumergirte. En primer lugar hay una agradable zona de relax donde puedes sentarte cómodamente en camas y cojines mientras disfrutas de un buen cóctel. Si te sientes un poco más romántico (y hambriento) puedes ir a la zona exterior del Tejado de Tartaan, y sentarte en una encantadora iluminación tenue en el exterior. Y por último, el interior del Techo de Tartufo es también sorprendente y tiene un ambiente más de restaurante que el exterior.

Las mesas están dispuestas de manera que todos los visitantes, sentados y de pie, pueden disfrutar de los hermosos tejados de Madrid.

Las joyas ocultas de Madrid
Las joyas ocultas de Madrid

Teleférico de Madrid

Visitar una ciudad puede ser bastante estresante y agitado, tratando de ir de un lugar a otro y visitando tanto como se pueda. Lugares como el Teleférico son estupendos para ir si quieres dar un paso atrás y simplemente disfrutar de estar presente en una ciudad increíble como Madrid.

La visita es muy barata y llegar allí desde el Parque del Oeste sólo te llevará 15 minutos. El lugar tiene una increíble, sino la mejor, vista sobre Madrid. Una vez que bajes del teleférico no te vayas corriendo a los verdes campos que son la Casa de Campo, tómate tu tiempo para ir al mirador de la cafetería del mismo edificio al que llegas.

Una estación fantasma abandonada

Madrid está cambiando constantemente, es un lugar dinámico que siempre está mejorando y creciendo. Aunque la mayor parte de la ciudad seguirá el ritmo de este cambio, siempre habrá algunos pequeños puntos que se quedarán atrás, como si estuvieran atascados en el tiempo. Uno de estos lugares es la Estación de Chamberí de Madrid. Solía albergar la Línea 1 de Madrid cuando se abrió en 1919, pero ahora la estación está fuera de uso. El lugar se cerró en los años 60 porque los trenes se alargaron y la estación era imposible de alargar.

Así que cuando viajas en metro entre las estaciones de Iglesias y Bilbao puedes ver esta estación mal iluminada y solitaria. El lugar se ve como en los años 20, con sus antiguas baldosas originales y anuncios que aún están allí. Incluso puedes visitarlo, ya que hay una hora en la que se permite a los visitantes (en número controlado) entrar y explorar un poco.

Mejor aún, ir a visitarlo, y ver pasar los trenes, llenos de viajeros inconscientes, que no saben que están siendo observados…