Saltar al contenido

Las bodas reales del 2011

26 abril, 2018

Recorre los lugares donde se celebraron los enlaces reales del 2011

Pronto hará un año que el príncipe Guillermo y Kate Middleton se dieron el sí quiero en la que fue la boda del año seguida por millones de telespectadores en todo el mundo. Pero ellos no fueron la única pareja real que pasó por el altar en el 2011 y siempre es bueno recordar y viajar a los lugares que un día fueron el escenario de un cuento de hadas. Repasa los escenarios en los sellaron su amor las parejas reales que pronto celebrarán su primer aniversario.29 de abril de 2011. Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, Londres

Un año después de la boda real entre Guillermo y Kate, Londres sigue siendo el destino turístico de moda. Este año se celebran allí dos eventos importantes: el Jubileo de Diamante de la Reina Isabel II a principios de junio y los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en los meses de julio y agosto. Del 2 al 5 de junio tendrán lugar diferentes eventos en honor al 60 aniversario de acceso al trono de la soberana: un desfile por el Támesis, un mega-concierto en el Palacio de Buckingham o una misa en la catedral de San Pablo son solo algunos ejemplos. Pero incluso si vuelas a Londres en fechas diferentes encontrarás una ciudad con grandes posibilidades, ya que la capital británica es uno de los lugares más animados y dinámicos de toda Europa.2 de julio de 2011. Príncipe Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock, Mónaco

El pequeño principado a orillas del mar es la quintaesencia del glamour, donde las superestrellas se mezclan con la realeza. Sin embargo, incluso los simples mortales pueden disfrutar en el Principado de unas vacaciones: visitar el Gran Palacio o el Casino de Monte Carlo permiten disfrutar de un ambiente glamuroso. Puedes encontrar un vuelo barato a Niza y desde allí o algún pueblo cercano realizar una excursión a Mónaco. El Rally de Monte Carlo en enero y el Gran Premio de Fórmula 1 en mayo atraen a gran cantidad de visitantes. Entre noviembre y marzo es temporada baja, una época tranquila para visitar Mónaco. Es agradablemente cálido y soleado todo el año, por lo que cualquier momento es bueno para relajarse como la auténtica realeza. 30 de julio de 2011. Zara Phillips y Mike Tindall, Edimburgo

La segunda boda real de la familia Windsor en el 2011 se celebró en Edimburgo, la ciudad escocesa más popular para una escapada y una de más encantadoras de la zona. Algunas de sus atracciones más visitadas son el Castillo de Edimburgo, su casco antiguo o la Royal Mile. Disfrutarás de una hermosa vista de la ciudad desde el parque de Holyrood, donde se encuentra la Silla de Arturo. Pero si buscas algo más, merece la pena que planees un viaje al interior de Escocia o a sus pequeñas islas. Aquí existen bellos paisajes, lagos místicos, destilerías de whisky y muchos románticos castillos e imponentes fortalezas por explorar.27 de agosto de 2011. Príncipe Jorge Federico de Prusia y la princesa Sophie von Isenburg-Büdingen, Potsdam

Menos conocidos que el resto de las parejas reales, el príncipe Jorge Federico es descendiente de la familia real Hohenzollern, soberanos de la antigua Prusia. Potsdam, hoy ciudad alemana, fue el hogar de la Casa Real prusiana y sobra decir que sus edificios y calles están realmente a la altura de su historia. La Perla de Brandenburgo es famosa por ser una ciudad barroca hecha realidad por los reyes de Prusia, quienes convirtieron una ciudad cuartel en su hogar durante más de 300 años. Patrimonio de la Humanidad desde 1990 y a solo 20 minutos en tren de Berlín, es una ciudad de palacios y parques entre los que destaca el Palacio Sanssouci y sus jardines, donde perderte y relajarte para disfrutar del ambiente cortesano.15 de octubre de 2011. Rey Jigme Khesar Namgyel Wangchuck y Jetsun Pema, Bután

Probablemente la más colorida de las bodas reales se celebró en la ciudad de Thimphu, en Bután, donde el rey se casó con su novia de la infancia. Este país en el Himalaya, situado entre China e India, es un destino de ensueño para aventureros y aquellos que quieran visitar un lugar totalmente diferente. El paisaje es impresionante, con majestuosas montañas, bosques verdes y anchos ríos salpicados de edificios tradicionales. Bután está comprometido con el Budismo Vajrayana, culto que se deja sentir en todos y cada uno de los ámbitos de la vida cotidiana, por lo que si quieres viajar a Bután será indispensable que lo tengas en cuenta.

Abril 2012