Saltar al contenido

Opciones low cost para abordar los paraísos de Formentera

Formentera, situada al sur de Ibiza, es una de las islas de destino más concurridas en España. Contando con un entorno paradisíaco incomparable, muchos son los viajeros que tratan de abordar su magia de forma asequible. Y, de hecho, es posible. Basta con algo de ingenio y un buen plan de recorrido y búsqueda para encontrar las opciones de transporte, pernoctación y comida más acordes a un presupuesto ajustado.

 Volar a ras de cala formenterana

En nuestro país existen lugares de destino maravillosos y cuyo corte paradisíaco no tiene nada que envidiar con los rincones más turísticos del mundo. Formentera, formando parte del conjunto insular de las Islas Baleares, es un clarísimo ejemplo. Situada al sur de Ibiza, se trata de un entorno de ensueño donde el agua cristalina y el paisaje conmueven el alma con un sublime juego de inigualable belleza. Y aunque los lugares de destino de tales características se asocien comprensiblemente a un gran dispendio, vivir unas vacaciones low cost en Formentera es totalmente posible. Una opción plausible para presupuestos ajustados sin impedir el disfrute.

Opciones low cost para abordar los paraísos de Formentera
Opciones low cost para abordar los paraísos de Formentera

En primer lugar, cabe destacar que lo primordial al desplazarse a un lugar como una isla es el transporte. Y aun pudiendo contar con el transporte público, es preferible disponer de más autonomía mediante el alquiler de un vehículo. Alquilar moto en Formentera con el propósito de agilizar los desplazamientos, por lo tanto, es la mejor opción.

De la naturaleza a la comida

Tras haber alquilado una buena moto, con la capacidad de desplazamiento y libertad única que confiere, es momento de establecer un plan turístico. En primer lugar, cabe mencionar que no necesariamente los lugares más turísticos de una zona son los mejores. A menudo, perderse en una isla puede resultar en todo un descubrimiento, llegando incluso a calas no promocionadas en publicidad o desconocidas por el turista estándar. Además, dar con un espacio natural tan sólo existente bajo el conocimiento de los autóctonos, puede traducirse en una ventaja económica. Es decir, evitando pagar aparcamiento o costear un restaurante de renombre.

Formentera goza de prestigiosos restaurantes y populares chiringuitos donde disfrutar de una abundante comida de calidad. Del mismo modo, la isla también cuenta con bares o espacios chill out repartidos en zonas estratégicas donde la puesta de sol o el mismo mar son protagonistas. No obstante, existe un truco para encontrar alternativas más asequibles a los gastos de concurrir dichos recintos. Relacionarse con la gente local, por ejemplo, puede dar lugar a conocer locales de mejor ubicación o producto. Del mismo modo, el tópico de una opción low cost para tomar algo pasa de forma obligada por el método de comprar algo en un supermercado y escoger el lugar ideal para pasar el rato.

Bañarse en las fantásticas playas de Formentera es siempre gratuito, con insólitos lugares de gran hermosura como Cala Saona, Es Caló o la Isla de Espalmador. Del mismo modo, otros puntos como el Faro de La Mola pueden ser muy buenas opciones para ahorrar dinero visitando rincones asombrosos de la geografía formenterana. Con todo, lo primordial, y aun siendo recomendable darse un capricho de vez en cuando en restaurantes como el Beso Beach, ubicado en la playa de Ses Illetes, o los sabores mediterráneos de Can Dani y su Estrella Michelin, cerca de la Punta des Martinets. Todo depende del grado de emoción y vida de cada uno.

Lo importante radica en el valor de los recuerdos

Cuanto a alojamientos, en Formentera, evidentemente, está prohibida la acampada. Teniendo en cuenta la valía de sus espacios naturales resultaría inviable permitir que todo el mundo, a pesar de la calidad de la idea, decidiera plantar la tienda en una cala. Asimismo, la presencia de insectos y otras alimañas salvajes podría dificultar el descanso, por lo que, aunque el amanecer fuera indudablemente único, guardaríamos el recuerdo de una mala noche en nuestro catálogo de recuerdos vacacionales. Por ello, existen en Formentera, si no hay opción de acceso al lujo de sus mejores hoteles, pequeños hostales y apartamentos asequibles para todo bolsillo. Pudiendo pernoctar incluso por 36€ la noche.

Disfrutar de Formentera en modo low cost, y realmente de cualquier lugar que nos ofrezca el mundo, está sujeto al ingenio y a la maña en la búsqueda de cada explorador de la vida. A veces, no se trata únicamente de recurrir a recomendaciones, sino de apostar por el albedrío, dejarse seducir por la aventura y sorprenderse a uno mismo de cuánta riqueza es capaz de descubrir. Al final, lo que verdaderamente cuenta en un viaje, es la experiencia. La unión de todas aquellas vivencias que han contribuido a nuestra felicidad, a nuestra calidad de vida o a nuestro amor por la naturaleza y la cultura. Descubriendo a lomos de una moto la mejor cala del mundo, que es toda aquella que, sin importar la vista, nos mueva algo.