Saltar al contenido

Mallorca, un destino ideal para celebrar el fin de la pandemia

Mallorca es uno de esos destinos nacionales que ningún amante de la naturaleza y del mar debería perderse, menos aún si disfrutas de una buena gastronomía y la compañía de gente agradable y sincera. No son pocas las cosas que se pueden hacer en esta isla, lo tiene absolutamente todo para pasarlo bien de la forma que se prefiera, tiene ambiente nocturno para dejar sin aliento al más fiestero y entornos idílicos para una total desconexión. Si eres de los que han tenido alguna vez la idea de visitarla, que tiene pensado reservar un vuelo, haz clic aquí y descubre qué hacer en Mallorca. Por nuestra parte, trataremos de ofrecerte una rápida guía de aquellos lugares que no debes perderte con la lectura de este breve artículo.

Qué hay que ver en Mallorca

De todas las islas que componen el archipiélago balear esta es, con diferencia, la más completa, la que ofrece las mejores rutas, calas, playas, montañas, puertos, miradores, naturaleza… Considerada una verdadera joya del Mediterráneo, ningún turista sale decepcionado y la mayoría se despide de ella con el deseo de volver cuanto antes.

Mallorca, un destino ideal para celebrar el fin de la pandemia
Mallorca, un destino ideal para celebrar el fin de la pandemia

Palma de Mallorca

La más grande de las islas Balerares debe comenzar a ser descubierta visitando su centro cultural y social. Palma de Mallorca invita a perderse por las estrechas callejuelas de su centro histórico y descubrir las muchas y antiguas casas señoriales que se encuentran repartidas por este espacio. Una ruta por la parte antigua permitirá descubrir su fabulosa catedral gótica, castillos, playas y puertos con gran encanto, palacios reales y un fantástico paseo marítimo donde se concentra una divertida y variada vida nocturna.

Las cuevas del Drach

Una de las actividades ineludibles en una visita turística por Mallorca es entrar a las coves del Drach. Estas cuatro grandes cuevas conectadas entre sí han sido formadas durante millones de años con la sola erosión del agua de lluvia. En su interior, se encuentra uno de los mayores lagos subterráneos del mundo, el lago Martel. En este entorno tan singular se podrá disfrutar de un concierto de música clásica.

Aprovechando esta excursión se podrá visitar la Torre del Serral dels Falcons (torre de defensa de mitad del siglo XIV usada para avistar barcos piratas) y las Cuevas de Hams.

La sierra de Tramuntana

Aunque el valor turístico de las playas y calas de Mallorca es incuestionable, también posee una montaña de espectacular belleza. La Serra de Tramuntana está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se trata de una larga y estrecha cordillera de casi 900 kilómetros que puede recorrerse gracias a sus innumerables senderos. La sierra se encuentra poblada por pueblos que conservan sus tradiciones y cultura, casas y calles empedradas, pequeñas y coquetas calas escondidas entren acantilados de vértigo, picos a más de 1000 metros de altura…

Pollença

Esta población ubicada al noroeste de la isla posee un casco antiguo que bien merece una visita. Se trata de un buen lugar para pasear sin prisas y disfrutar con su reconocida repostería, entre la que destaca la típica ensaimada. Pollença posee uno de los miradores más espectaculares de toda la isla, para llegar hasta él, habrá que subir sus 365 escalones.

Las playas y calas mallorquinas

Sin lugar a dudas, las playas y pequeñas calas son lugares privilegiados donde practicar todo tipo de deportes acuáticos o disfrutar del descanso que ofrece la tranquilidad del sol sobre la arena caliente, entre baño y baño.

Playa Alcudia

Una de las más turísticas y visitadas, no en vano es también la más larga de toda la isla y cuenta con unas buenas infraestructuras hoteleras, un lugar ideal para pasar unas inolvidables vacaciones familiares. Y es que su playa está formada por arena blanca y sus aguas son cristalinas y poco profundas, ideales para los más pequeños.

La cala Varques

Esta cala destaca por su tranquilidad, pequeña y coqueta, de apenas 100 metros de arena y rocas, pero con el mayor laberinto de cuevas de toda Europa.

La playa de Formentor

Muy cerca del puerto de Pollença se localiza esta playa que está considerada por turistas y mallorquines como una de las mejores de todo Mallorca. Nadie lo pondrá en duda, ya que además de su extensión, se encuentra rodeada por montañas, dando una sensación de pura naturaleza al entorno, con pinos muy cerca del agua que ofrecen cobijo y sombra.

Las calas San Vicente

En la localidad de Cala de San Vicente se puede disfrutar de tres calas diferentes, pero todas de aguas cristalinas y arenas blancas. La Cala Barques, la Cala Molins y la Cala Clara, tres espacios preferidos por la juventud para pasar las largas jornadas veraniegas.

Otras calas y playas que no deben perderse durante la temporada de vacaciones que se vayan a pasar en esta extraordinaria isla son la Cala Mondragó, la Cala Mitjana, La Cala Sa Calobra, la Cala D´or, la Playa de es Trenc, la Cala Des Moro, y la Cala Pi o Cala Pino, entro otras.