Saltar al contenido

Mi experiencia en Cerdeña aprendiendo italiano

27 mayo, 2018

Buenas compañeros!!

Escribo este post como ayuda e información a todo aquel que lo necesito, sobre mi extraordinaria experiencia en Cerdeña, donde tuve el placer de estar el pasado verano, mitad de vacaciones y mitad de estudios, ya que decidí realizar un curso de italiano para reforzar el idioma. Estudio turismo y aparte de inglés y alemán siempre me ha atraído el italiano. Llevo año y medio estudiándolo y bueno, creo que la cosa va bastante bien, y lo cierto es que las dos semanas que pasé en Cerdeña me sirvieron bastante para aprender mucho más sobre el idioma.

Lo cierto es que es muy distinto estudiar italiano aquí en España y luego ir allí y vivirlo, tratar de entender a esos nativos que hablan tan rápido, y especialmente en Cerdeña, con el acento tan peculiar que tiene. Sin embargo, creo que hice bien en plantearme este lugar como sitio de aprendizaje, ya que lo que quería eran unas vacaciones en las que aprender italiano, no solo ir a aprender y quedarme en un piso encerrado todo el tiempo. Alguero, la ciudad en la que estuve, es la capital de Cerdeña, y como buena capital, tiene de todo, desde cines hasta zona de discotecas y bares, además de la playa, por supuesto.

En mi caso, el curso lo dí en una escuela llamada http://www.italianoinriviera.it/spa/, ya que era una de las opciones más económicas y me lo buscaban todo, desde el curso hasta el propio alojamiento, incluso viniendo a recogerme al aeropuerto, por un precio bastante razonable la verdad. El curso constaba de 20 horas lectivas a la semana (4 por día de lunes a viernes) y aunque aprendíamos mucho y a veces incluso teníamos deberes que hacer, lo cierto es que el ambiente era muy distendido, y se puede decir que disfrutábamos y nos divertíamos aprendiendo.

Además, la escuela se encontraba a solo cinco minutos andando de la playa, un pequeño paseo que se nos pasaba volando, ya que muchas veces nos íbamos directamente desde la escuela a la playa, a almorzar allí, muchos de los alumnos que nos conocimos en las clases. Había alumnos de muchos sitios diferentes, y aunque siempre intentábamos hablar en italiano (que para eso habíamos ido allí) al final acabábamos hablando en inglés o incluso en español, los que lo entendían, porque si no era imposible comunicarse.

Conocer la ciudad de Alguero es una auténtica maravilla, pasear por esas calles tan mediterráneas y poder disfrutar en sus playas es un lujazo, la verdad. Aprendes italiano, estas un par de semanas de “vacaciones” en un sitio paradisíaco y conoces a muchísima gente interesante. Mi experiencia ha sido realmente positiva, y desde luego, espero volver dentro de poco a Cerdeña porque todavía me quedaron cosas por ver y hacer en la isla. Y es que dos semanas es poco tiempo para descubrir un sitio tan mágico y especial. Yo recomiendo 100% la visita a Cerdeña ya sea por vacaciones de puro placer o para aprender italiano en alguna de sus escuelas, como hice yo.

Saludos!