Saltar al contenido

¿Por qué se rompen los meniscos?

Un desgarro de menisco puede ser el resultado de cualquier actividad que le fuerce a girar o torcer la rodilla de manera fuerte, como: B. Paneo belicoso o paradas y giros inesperados. Arrodillarse, ponerse en cuclillas o alzar algo pesado asimismo puede ocasionar en ocasiones un desgarro de menisco.

¿Qué son los meniscos? Son los «amortiguadores» de la rodilla. Son 2 construcciones con apariencia de «C» ubicadas dentro de la articulación cuya función primordial es resguardar el cartílago de los sacrificios. Los meniscos asimismo incrementan la congruencia de las superficies articulares y están comprometidos en la seguridad de la rodilla, entre otras muchas cosas.

¿Qué ocurre en el momento en que se rompe un menisco? Un desgarro de menisco es mucho más generalmente provocado por un movimiento de torsión o cambio de dirección con una carga en la rodilla y un pie fijo en el piso. Se asocia muy generalmente a lesiones del ligamento cruzado previo. Por norma general, en el momento en que se rompe un menisco, la rodilla se regresa dolorosa, hinchada y bien difícil de mantener. El menisco marcha como una «hamaca», disipando las fuerzas que se desarrollan al respaldar la rodilla, y su rotura lleva a la pérdida de esta función. En un caso así, la presión del cartílago incrementa de manera significativa, lo que lo predispone a un desgaste prematuro.

Desgarro de menisco

El menisco se lesiona generalmente, así sea con un desgarro parcial o terminado, gracias a un trauma (golpes) en la rodilla, o sencillamente debido al desgaste natural que sucede con años.

En este último caso hay que prestar mucho más atención puesto que la indicación tiende a ser quirúrgica y se demostró que en ciertos casos no es precisa.

Síntomas de una rotura de meniscos

Como ahora vimos, entendemos que hay distintas causas y géneros de rupturas, con lo que los síntomas van a ser muy diferentes. Aun 2 personas que semejan tener exactamente la misma lesión tienen la posibilidad de tener síntomas distintas. Sin embargo, entre los síntomas más habituales podemos encontrar:

  • Fisuras y mal en la región del menisco en el instante de la lesión.
  • Inflamación de rodilla, puede ser fundamental o poca.
  • Obstrucción de la articulación.
  • Mal a lo largo de los movimientos de flexión y estiramiento, singularmente en el último rango de movimiento.
  • Contrariedad para desplazarse tras estar un buen tiempo sentado.

Entonces, ¿por qué razón debo operarme de una rotura de menisco?

Naturalmente, varios causantes juegan un papel y estos tienen dentro la edad del tolerante lesionado y el nivel de osteoartritis que tiene la rodilla en el momento en que se diagnostica un desgarro de menisco y el mal que causa el desgarro tal como la aparición de capítulos de bloqueo articular…. De entrada, hay que operar una rotura de menisco en un individuo anciana si los síntomas no tienen la posibilidad de aliviarse con medidas conservadoras y régimen sintomático pese a un tiempo de evolución de 3-4 meses. Caso de que el desgarro se dé en un individuo joven, sugiero llevarlo a cabo siempre y en todo momento por múltiples fundamentos, en tanto que si se pudiese coser, transcurrido un tiempo puede volverse no cosible y el desgarro puede ampliarse tal y como si tiraras de un lóbulo que empieza a desgarrarse, o carrera en media, y si además de esto el fragmento roto es desequilibrado, golpeará contra el cartílago del fémur en flexo-extensión y rotación, ocasionando condropatía y desgaste del cartílago hialino reforzado.

Descubre más contenido interesante: