Saltar al contenido

Puntos de interés turístico de Roma

6 julio, 2018

La ciudad de Roma podría definirse con sólo tres palabras: Leyenda, Historia y Cultura. Las leyendas empañan el origen de esta mítica ciudad italiana, la historia está presente de principio a fin en ella y la cultura invade todos y cada uno de los rincones de este lugar. Disfruta de un apasionante viaje a la ciudad de Roma y revive, incluso, la época de los romanos.

Empezaremos con el origen de la ciudad. No existen, prácticamente, fuentes fiables para describir cómo empezó la vida en Roma. La leyenda más conocida por todos es la, denominada, fundación de Rómulo y Remo. Narra la leyenda que Numitor, rey de Alba Longa, fue destronado por su hermano, Amulio, y expulsado de la ciudad. Amulio asesinó a sus hijos varones y obligó a su hija, Rea Silvia, a dedicarse al culto de Vesta. Silvia tuvo dos gemelos, Rómulo y Remo. El rey Amulio, al enterarse decidió enviar a los dos hermanos en una cesta hacia el río Tíber con el fin de que murieran ahogados. Pero los pequeños corrieron mejor suerte y fueron amamantados por una loba, Luperca, y después recogidos por el pastor Fáustulo y su mujer, Aca Larentia. Cuando crecieron, y tras vengarse de su pasado matando a Amulio, decidieron fundar una ciudad, ésta llevaría el nombre de aquél que avistar más pájaros. Rómulo pasó la prueba, de ahí que la ciudad terminara llamándose Roma.

La historia demuestra que la ciudad, más bien, fue fundada por grupos nómadas que se asentaron en el Monte Palatino, allá por el siglo VIII adC. Pero fueron los romanos los que fomentaron lo que es hoy la ciudad de Roma. Desde entonces hasta hoy han pasado siglos, pero Roma sigue siendo un lugar histórico y mítico.

Debido a la gran influencia que los romanos ejercieron en esta localidad italiana, quedan en ella montones de monumentos que visitar, a la vez que museos y lugares legendarios. Empezemos por el Vaticano y la Plaza de San Pedro. En este emplazamiento, los visitantes quedarán asombrados por su magistral arquitectura. El Vaticano acoge, además, Capilla Sixtina, obra de Miguel Ángel, y los museos vaticanos, ambos de obligada visita.

Para revivir la época de la Roma clásica, has de acudir al Foro romano. Centro neurálgico de la vida política y comercial de la antigua Roma, de él sólo quedan algunos vestigios de lo que fue entonces. El Coliseo es otro de los monumentos más frecuentados y sirvió para llevar a cabo todo tipo de atracciones y peleas entre bestias y gladiadores. El Panteón es uno de los edificio de la era romana que mejor se conserva, podrás disfrutar de maravillosas columnas corintias y el frontón triangular que ocupa la cúpula, toda una joya para los amantes del arte.

Las plazas tienen un papel muy importante en Roma. Las más importantes son la Plaza de España y la Plaza de Navona, son el punto de encuentro y están rodeadas de cafés donde podrás disfrutar del ambiente de la ciudad. Las fuentes también son protagonistas en esta localidad italiana, acude a la Fontana de Trevi y echa una moneda al agua, pide un deseo y cumple la tradición: si tiras una moneda en el agua de la Fontana de Trevi, el regreso a Roma está asegurado.

Finalmente, visita San Juan de Letrán, residencia actual del Vicario de Roma, encargado de gobierna la iglesia por mandato del Sumo Pontífice. Termina tu viaje a la ciudad acudiendo a las Termas de Caracalla, antiguos baños y zona de ocio para los ciudadanos romanos de la época clásica, y el Trastevere, barrio conocido por sus numerosas iglesias, calles romanas cien por cien y rincones mágicos.

Seguro que cuando vuelvas a tu destino de origen recordarás este viaje de una forma entrañable, porque habrás revivido la leyenda, la historia y la cultura de Roma. Si deseas obtener más información turística de la ciudad, consulta:

Ufficio Spagnolo del Turismo