Saltar al contenido

¿Qué estación del año es septiembre en Europa?

El otoño en Europa dura del 21 de septiembre al 20 de diciembre. A lo largo de estos días, el fluído de turistas todavía es grande, pero no tan profundo como en los meses precedentes. Es buen instante para viajar si no puedes aguantar las temperaturas extremas.

Tiempo en Europa en el mes de noviembre

Conforme el verano se desvanece poco a poco en Europa, las hojas empiezan a localizar sus colores y los meses de septiembre, octubre y noviembre constituyen el otoño en Europa. Conforme el Mar Mediterráneo sigue gozando de temperaturas cálidas, el océano empieza a descender de manera rápida, de la misma los países de Europa Central y Oriental. Hasta entonces, los sitios occidentales populares siguen gozando de temperaturas cálidas con una brisa despacio, lo que provoca que el otoño sea de las mejores temporadas del año para huír de las multitudes y aún de esta forma gozar del tiempo.

La ciudad más importante sueca prospera en cualquier temporada del año, pero el otoño es una enorme ocasión para poder ver la localidad con multitudes mucho más distendidas y gozar de tarifas hoteleras mucho más bajas. Estocolmo es, con bastante, una de mis ciudades preferidas de toda Europa, con su casco viejo cobrando vida con las hojas de otoño (en la fotografía de arriba) y sus lugareños gozando de los últimos rayos de sol antes del atardecer. Deja que entre el frío Tienes que conocer Gamla Stan (Localidad Vieja), el Museo Vasa, Fotografskia y considerablemente más cosas que llevar a cabo en Estocolmo.

INVIERNO

El invierno (diciembre a febrero) es la temporada del año menos habitual para viajar a Europa puesto que el tiempo es frío y nuboso en la mayor parte de los países. No obstante, ciertas zonas del norte de Europa, como Escandinavia, tienen un tiempo mucho más temperado y tienen la posibilidad de ser realmente agradables en invierno.

El invierno en Europa debe ver con una cosa: la nieve. Las laderas de Europa, una vez repletas de yerba, están cubiertas por gruesas franjas de nieve blanca como el polvo, y personas de todo el planeta asisten en masa a las montañas para esquiar o realizar snowboard. No obstante, el invierno es algo mucho más que deportes de nieve.

OTOÑO

Conforme las hojas consiguen bellos tonos de colorado y naranja, el calor del verano empieza a reducir y las vacaciones en Europa consiguen un concepto totalmente nuevo. El otoño (septiembre a noviembre) es perfecto para pasear por las ciudades, contemplar la impresionante arquitectura y quizás detenerse en un museo o café para ingresar en calor.

El otoño es una temporada del año menos frecuentada para viajar a Europa, pero puede ser una temporada muy divertido para conocer ciertas zonas. Los días son mucho más frescos y el sol reluce con menos continuidad, con lo que es un instante perfecto para conocer pueblos y ciudades mucho más pequeños y menos frecuentados. Asimismo es buen instante para gozar de las hojas y los tonos del otoño. Ciertas mejores ciudades para conocer en otoño son Praga, Berlín y Viena.

OTOÑO

Conforme las hojas consiguen bellos tonos de colorado y naranja, el calor del verano empieza a reducir y las vacaciones en Europa consiguen un concepto totalmente nuevo. El otoño (septiembre a noviembre) es perfecto para pasear por las ciudades, contemplar la impresionante arquitectura y quizás detenerse en un museo o café para ingresar en calor.

El otoño es una temporada del año menos frecuentada para viajar a Europa, pero puede ser una temporada muy divertido para conocer ciertas zonas. Los días son mucho más frescos y el sol reluce con menos continuidad, con lo que es un instante perfecto para conocer pueblos y ciudades mucho más pequeños y menos frecuentados. Asimismo es buen instante para gozar de las hojas y los tonos del otoño. Ciertas mejores ciudades para conocer en otoño son Praga, Berlín y Viena.

PRIMAVERA

La primavera (marzo a mayo) es una temporada del año muy divertido para viajar a Europa en tanto que el tiempo en la mayor parte de los países es temperado y interesante. Los días son mucho más largos y el sol reluce con mucho más continuidad, con lo que es un instante perfecto para realizar senderismo o conocer ciudades al aire libre. Asimismo es buen instante para poder ver flores silvestres y gozar de los jardines y parques de las ciudades. Ciertas mejores ciudades para conocer en primavera son Florencia, París y Ámsterdam.

Con frecuencia se la conoce como la temporada mucho más bella del año, en tanto que las plantas y las flores empiezan a florecer tras perder sus hojas en el invierno. Los panoramas se convierten con el verde refulgente y los acentos de color que los crean. En todo el conjunto de naciones, los países se calentarán, lo que dejará a los pasajeros conocer, caminar y examinar la hermosura natural del conjunto de naciones a sus anchas sin pasar bastante calor o bastante frío.

Descubre más contenido interesante: