Saltar al contenido

¿Qué hacer si te da un ataque de ansiedad en un avión?

Sé que suena un tanto fatalista, pero la rutina que te espera tras una enorme aventura puede transformarse en una trampa que te no permita continuar adelante con tu vida. Pienso que es esencial (especialmente si viajas de manera frecuente) tomar un respiro tras todas y cada una de las conmuevas que has vivido a lo largo del viaje. Si tienes la posibilidad de ofrecerte un día plus antes de regresar al trabajo, o aun medio día, hazlo. Aun la gente mentalmente mucho más fuertes tienen la posibilidad de colapsar tras un viaje y sentirse desanimadas pues todo terminó.

Sé siendo consciente de esto y prepárate para tu regreso planeando cosas amenas para en el momento en que retornes (o mejor aún, ¡ahora reservaste otro viaje!).

¿Qué es la aerofobia?

El temor a volar no se fundamenta únicamente en la oportunidad de un incidente, hay diversas razones para esta fobia, la llamada aerofobia. Los primordiales fundamentos que tienen la posibilidad de ocasionar el pavor al volar son el temor a las alturas, el temor a caer, la carencia de control sobre lo que pasa, el temor a los espacios cerrados, la sensación de vacío, el temor a no sentirse conectado con la tierra, el pavor a padecer cualquier clase de ataque. o estar atrapado e inclusive padecer algunos inconvenientes de seguridad.

Esta fobia puede lograr que la gente que la sufren eviten conocer a familiares o amigos o no vayan de vacaciones sencillamente pues el temor es mayor y termina por abrumarlos. No obstante, esta restricción no termina ahí, puesto que asimismo puede tener repercusión en la vida profesional en caso de que haya que efectuar un viaje en avión.

Trato de rememorar de qué forma era no tener temor

En un vuelo larguísimo, las dispesiones tienen la posibilidad de no ser suficientes o es posible que precises un reposo de su pantalla. En el momento en que hay enormes turbulencias, me siento del mismo modo, aun en el momento en que estoy observando una película. En el momento en que veo que el temor regresa próximamente, comienzo a meditar en de qué manera era no tener temor a volar. Me subía a un avión sin meditar que se podía estrellar, y de todos modos, las posibilidades de que me pasara cualquier cosa eran exactamente las mismas, solo que no tenía temor de no estresarme prematuramente. ¿De qué forma volé 33 horas de Asia a Argentina? Se encontraba muy poco entretenido, pero no se encontraba asustado, lo recuerdo, conque trato de regresar al estado anímico antes de la turbulencia traumática. En el momento en que tengo bastante temor, miro al resto de usuarios y socorrieres de vuelo: si semejan que todo va bien, me percato de que estoy exagerando y me calmo.

Comprende tu cuerpo

Mujer con ademán de ansiedad/Fotografía: Unsplash

Antes de realizar cuestiones sobre proporciones y seguridad del dispositivo, enfócate en comprender qué le pasa a tu cuerpo en el momento en que volar o subirse a un avión. ¿Por qué razón te manda estas señales de alarma y tu pulso se hace más rápido tal y como si algo malo estuviese a puntito de ocurrir? No es nada extraño.

¿La auxiliar me puede ofrecer medicación?

El socorrer de vuelo no está preparado para dirigir tranquilizantes, ni el sicólogo debe recetar fármacos. “No es deber de la tripulación de cabina tener herramientas libres para contribuir a un individuo que tiene un acceso de pánico. Pero en ocasiones precisamente es bastante que la auxiliar hable contigo y te explique lo que tienes ganas de saber para tranquilizarte”, ha dicho la sicóloga.

Mucho más información en www.aeroicaro.com.ar

Descubre más contenido interesante: