Saltar al contenido

¿Qué no puedes perderte en Marrakech?

La entrada a la Medersa Ben Youssef, la escuela musulmana mucho más grande de Marruecos, es indudablemente de las mejores cosas que ver y llevar a cabo en Marrakech. Este viejo instituto musulmán del siglo XIV es para enamorarse a primer aspecto, accediendo al patio central con una increíble lámpara de hierro y contemplando con tranquilidad todos y cada uno de los datos de las paredes cubiertas de cuadros de zellige, cedro, estuco y mármol. artesanales, tal como arcos y paredes de azulejos. En su auge, 800 alumnos memorizaron el Corán en sus 130 celdas desperdigadas hasta el momento en que cerró en 1960. En la actualidad pertence a los sitios mucho más esenciales de Marrakech. A pocos metros de esta medersa está la Qubba Barudiyne, el único vestigio del arte almorávide que se mantiene en la localidad de Marrakech.

Horario de visita: todos y cada uno de los días de 8 a 18 h.

La Mezquita Koutoubia

Haz mil fotografías de la torre de la Mezquita Koutoubia, es probablemente entre los sitios mucho más icónicos de Marrakech. La mezquita data del siglo XII y pertence a las mezquitas mucho más esenciales y mucho más enormes de todo el mundo árabe. La entrada es solo para musulmanes. Es una lástima que no haya entrada, pero nos encontramos contentos de ver el exterior, que es increíble.

Para nosotros, el Palacio de la Bahía es el palacio mucho más bonito de Marrakech. Es un palacio construido en el siglo XIX por orden del Sultán AbdelazizSi Moussa. Un palacio lleno de estancias, terrazas y jardines que son una genuina obra de arte. Nos agradaron singularmente los techos y los datos propios de la arquitectura mora. La entrada cuesta 70 dirhams y el horario de apertura es de 9 a 17 horas.

Piérdete en la medina de Marrakech

El centro histórico de Marrakech fue fundado en 1070 por un pueblo nómada del Sahara. A lo largo de todos estos siglos, la medina fue el centro económico de la región y contó con verdaderas maravillas arquitectónicas.

En la medina descubrirás mil maravillas si deambulas sin rumbo fijo. En verdad, está proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Naturalmente, no se aturda bastante y tenga precaución con el tráfico. Si deseas estar mucho más relajado y conocer cada rincón de la medina, puedes reservar una visita dirigida en castellano.

Sumérgete en la atmósfera mágica de la plaza Djemma el Fna

Entre las varias cosas que llevar a cabo en Marrakech, la número 1 es una visita a la conocida plaza central, la plaza Djemma el Fna. Aquí puedes conocer y respirar el auténtico Marruecos. Es un espacio al unísono turístico y muy genuino. En verdad, el fluído de turistas en esta una parte de Marrakech se mezcla bien con el caos. Los visitantes se intercalan bien con los cautivadores de víboras, los bailarines y otros muchos géneros de individuos que vas a encontrar en la plaza. La plaza está en el corazón de la medina (la localidad amurallada) y es el centro de la vida local. Este es el mercado primordial y aquí es donde la multitud se reúne para debatir o entretenerse. La plaza fué declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en la categoría de espacio cultural.

No puedes conocer Marrakech sin pasar tiempo en esta plaza día y noche. Te aconsejamos que vayas a la terraza de ciertos bares o sitios de comidas. Lo probamos múltiples ocasiones y si bien Café Glacier es la opción mucho más obvia, puesto que proporciona una vista completa de la plaza, nos agradó mucho más la visión desde Café de France. Entre las ocupaciones mucho más entretenidas para llevar a cabo tras un largo recorrido por Marrakech es sentarse sobre una de estas terrazas con un tazón de té y ver la puesta de sol. Además de los lindos colores, vas a ver cambiar la atmósfera del campo.

La Madrasa, una escuela coránica en Marrakech.

Restos de Al-Andalus Reconozco a la prima hermana de la Alhambra en todos y cada azulejo de la vieja escuela, en este momento transformada en museo. Columnas de mármol, cenefas y decoraciones vegetales modeladas en la naturaleza señalan que hace siglos esta localidad imperial de palacios estuvo íntimamente relacionada al Reino Nazarí de Granada. Indudablemente, la Madrasa Ben Youssef pertence a los sitios mucho más esenciales que conocer en Marrakech por su relevancia histórica y el arte que acumula.

La Madraza de Marrakech