Saltar al contenido

¿Qué pasa si el bebé duerme de lado?

¿Puedo dejar que mi bebé duerma de lado? Los bebés que duermen de lado corren un mayor peligro de muerte súbita. Por tal razón, siempre y en todo momento hay que arrullar a los bebés a fin de que duerman boca arriba, absolutamente en decúbito supino, en tanto que esta es la situación relacionada con el menor peligro de SIDS.

Es un tema recurrente si no es conveniente emplear almohadas en los bebés y desde cuándo. Muchas familias tienen estas inquietudes. Asimismo es común que nos preguntes si tienes que emplear la Almohada de Régimen de Plagiocefalia (cráneo aplanado) para contribuir a impedir esto.

¿Tienes estas cuestiones? Prosigue leyendo que intentamos de solventarlos.

Posiciones no recomendadas

Según los estudios completados, nos revela que tumbarse boca abajo sobre el estómago piensa un prominente peligro de muerte súbita, siendo el fundamento visible que en esta situación el oxígeno se reduce el paso ahora su vez se respira mucho más dióxido de carbono.

Esto se origina por que el aire expulsado queda atrapado en el paño cerca de la boca y la nariz, además de esto, en el caso de eructar, el peligro incrementa pues el vómito no tendría vía libre de escape.

Causas por las que mi bebé no duerme

Tener sueño no garantiza que tu bebé se duerma, y ​​existen varios causantes que tienen la posibilidad de perturbar su sueño. ¡Deja de preocuparte! El paso inicial es saber qué podría estar ocasionando que su bebé no se duerma de repente.

Según la teoría de la regresión del sueño, esto pasa en el momento en que tu bebé pasa por un jalón en su avance físico, sensible o cognitivo. La regresión del sueño por norma general sucede en pequeños de hasta 3 años y dura de 2 a seis semanas.

¿Qué ocurre mientras que dormimos?

En el momento en que dormimos, acostumbramos a despertarnos múltiples ocasiones a lo largo de la noche. Asimismo les pasa a los bebés en el momento en que quedan atrapados en el ritmo circadiano y su sueño empieza a parecerse al de los mayores. El sueño, la presión arterial, la respiración y el ritmo cardiaco se ralentizan, solo para regresar a acelerarse en el momento en que te despiertas.

No obstante, a un bebé que duerme boca abajo le cuesta mucho más despertarse espontáneamente y plañir para comunicar de que le pasa algo. Ciertos progenitores suponen que su hijo duerme mejor boca abajo, sin saber los riesgos que verdaderamente representa.