Saltar al contenido

¿Qué pasa si no puedo pagar mi deuda?

Lo mucho más frecuente es el embargo de la cuenta corriente o cuenta nómina, pero en el momento en que el nivel de endeudamiento es prominente, la resolución judicial puede ser el embargo de la vivienda, el vehículo, la pensión, etcétera. Todo lo que es necesario para ti para abonar la deuda.

Es un auténtico alivio en el momento en que te vas a reposar a sabiendas de que no le tienes que dinero a absolutamente nadie y no acumulas deudas.

La Ley de las Segundas Ocasiones

La Ley de las Segundas Ocasiones es indudablemente una medida que garantiza su seguridad, con independencia de que el moroso tenga recursos o no. Si el moroso no posee recursos, se brinca el trámite de liquidación al tiempo que los pagos por mes de la deuda dismuyen drásticamente, hasta llegar a la nulidad total en la etapa judicial.

Si el banco sabe que el moroso no posee recursos o no puede cobrar la deuda, va a estar entusiasmado en llegar a un convenio con la persona pues proceder a juicio no asistencia bastante, en especial si el Moroso no posee bastante recursos o capital.

Reestructuración de deuda con otro préstamo personal o ICO

Esta opción alternativa puede ser la solución mucho más interesante para el banco, pero tiende a ser la peor para el moroso.

Así, el banco refinancia la deuda con otro préstamo personal que paga a una tasa mucho más baja en múltiples años, pero te cobra una tasa de interés mucho más alta en un largo plazo.

¿Y si renegociar la deuda que tengo?

Bastante gente no se dan cuenta que tienen la posibilidad de renegociar su deuda, pero tienes que ajustarte a las novedosas condiciones ahora mismo. Las virtudes de una renegociación son:

  • Tú determinas novedosas condiciones de pago, tiempo y también intereses según tu solvencia de hoy.
  • Puede convenir una reducción, lo que disminuye la deuda total.
  • Puede bajar las tasas de interés para ahorrar en esa parte asimismo.

Intentando de acrecentar los capital

De forma frecuente es viable localizar novedosas fuentes de capital, tanto personales como comerciales.

Prestar nuevos servicios o modelos y también llevar a cabo tácticas de captación de clientes del servicio es un sendero para la compañía. Agrandar la jornada de trabajo o efectuar una actividad plus. Esto se puede realizar a nivel personal.