Saltar al contenido

¿Qué se puede hacer en Ibiza en invierno?

  • Visita el centro histórico de la ciudad más importante: Dalt Vila.
  • Goza del paisaje en sus bahías y barrancos.
  • Llevar a cabo, fotografiar, dibujar, diseñar… Ibiza creativa.
  • Visita la isla pitiusa: Islas de Pinos.
  • Pasea y compra en sus mercados.
  • Diviértete con la gastronomía local.

Un recorrido por el puerto de Ibiza en invierno

¿Qué puede ser mucho más interesante que un recorrido por el puerto sin gente? Por el hecho de que en verano es prácticamente irrealizable no encontrarse con el estruendos en todo momento.

Ver la puesta de sol

Ver la puesta de sol pertence a las ocupaciones mucho más demandadas por los turistas en verano. No obstante, varios días calurosos llenan la atmósfera de partículas en el aire y le previenen ver una bella puesta de sol.

Los ibicencos entendemos realmente bien que las mejores puestas de sol en Ibiza se ven en invierno, en tanto que el ámbito es mucho más limpio, especialmente si ha llovido en los días precedentes, limpiando el aire de toda materia en suspensión. En verdad, solo en los días despejados de invierno es viable ver la península desde Ibiza con enorme claridad. Es pasmante poder ver limpias las siluetas de las montañas de la costa alicantina en el horizonte del mar. Además de esto, en invierno, el fantasma de colores que se puede observar en el mar y el cielo es considerablemente más extenso y las puestas de sol son considerablemente más atractivas.

Cenar en un chiringuito bajo el sol de invierno

Sentarse al lado del mar en un día caluroso y soleado y gozar de un óptimo pescado fresco o un rico arroz; indudablemente entre las mayores diversiones de invierno en Ibiza. Y hay bastantes sitios de comidas al lado del mar que continúan libres fuera de temporada. Apunta ciertos ejemplos: La Escollera, Port Balansat, Sa Caleta, Perro Pujol, The Boat House, Yemanjá y Cala Martina.

Ubicado entre Sant Josep y Sant Antoni, el Valle de Benimussa sostiene prácticamente intacto su carácter rural. El llamado Camí de Benimussa atraviesa el valle con poco tráfico, con lo que es una ruta muy divertido para la práctica de la bicicleta. El valle de Es Broll, cerca de Sant Rafel, es idóneo para senderistas.

Parque Natural de Ses Salines

Continuando nuestra excursión por Ibiza en invierno, llegamos a Ses Salines: un espacio natural usado por los isleños para la producción de sal desde la temporada fenicia. Si bien el día de hoy luce por su biodiversidad, mucho más de 200 especies de aves campan a sus anchas en este rincón (de visita obligada para los apasionados a la ornitología), lo que le ha valido el título de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. desde 1999 y Parque Natural desde 2001.

Parque Natural de Ses Salines

Visita el centro histórico de su capital: Dalt Vila

Una visita ineludible a Ibiza es conocer la Acrópolis, declarada Patrimonio de la Humanidad. Su muralla renacentista se considera como la fortaleza ribereña mejor preservada del Mediterráneo, adjuntado con la de la isla de Malta. En lo personal me recuerda bastante a la muralla de Ceuta.

Descubre más contenido interesante: