Saltar al contenido

Viaje a Londres, Muchas fotos y experiencias de mi viaje Londres

5 agosto, 2018

Voy a contaros el viaje lowcost que hice con una compañera a Londres.

DÍA 1:

Primero tengo que decir que el viaje nos lo tomamos con calma y paramos en muchos sitios a verlos detenidamente, no teníamos ganas de ir corriendo todo el día aquí y allí, y verlo todo por encima, pero no ver nada en el fondo.

El vuelo fue con Ryanair al aeropuerto de Luton. Ida y vuelta 2 personas, con 1 maleta facturada nos salió por 145€, que creo que no está mal. La ida me salió a 1€ el billete, y la vuelta a 5€ el billete. Lo que infló el precio fueron las tasas y esas cosas.

El traslado del aeropuerto al centro de Londres lo hice con easyBus, aun que monté en un autocar de GreenLine. Hay varias compañías asociadas y puedes subir en un bus que no sea de tu compañía, siempre que cubra el mismo recorrido. El mío era el 757.

No seáis pardillos como yo, y que no se os olvide imprimir los billetes. Yo imprimí la reserva, pero olvidé los billetes, y me hicieron pagar 1 libra por imprimirlos en el mostrador de easyBus que hay en el aeropuerto.

Los billetes los coges por hora, no puedes montar en el bus que te de la gana. Aun que el conductor (super majo) nos dijo que podíamos montar, que no había problema porque el bus iba medio vacío.
Eso sí, a la vuelta ya fue otra cosa, y se llenó al 100% (por eso obligaban a la gente a esperar al suyo y no coger otro).

Bueno, fuimos desde el aeropuerto de Luton hasta la estación de autobuses de Victoria, y de ahí al hotel.

El hotel era el easyHotel London Victoria, que está a dos pasos de la estación de autobuses y metro/tren; realmente bien comunicado.

Este es el aspecto que tiene por fuera:

Básicamente entras, tienes la recepción a la derecha, y en frente la escalera. Ni ascensor ni mucho espacio, por lo que ir con maletas grandes y pesadas… ni pensarlo!

Y tras subir dos pisos, llegamos a la habitación.

Leí opiniones de foreros diciendo que la pequeña con ventana estaba bien, pero cuando fui a reservar ya no quedaban, por lo que nos quedamos con una normal con ventana. Creo que la ventana es indispensable, le da espacio vital y no parece que estés en una ratonera.

Al entrar lo que encuentras es esto:

Ni más, ni menos.
Una cama de matrimonio, una tele por la que hay que pagar por el mando a distancia, y un baño. Todo encajado en unos 8 metros cuadrados.
Dicho así acojona, y todavía más si es la habitación que se supone “grande”, pero para nosotros nos valió. Era limpia, cómoda, y con baño propio! Y todo ello no por mucho dinero, no podíamos pedir más. Además para dormir y darle alegría al cuerpo está más que bien

El aspecto que tiene el baño es este:

La puerta está en la pared contraria a la naranja, y ves el lavamanos, el váter, y la ducha, todo juntito.
Cuando te duchas es esencial quitar la papelera y el papel higiénico, sino acabará todo mojado. El proceso era quitarlo todo, entrar, cerrar la puerta, correr la cortina, y ducharse, porque si lo haces de otro modo acaba todo lleno de agua, incluso la habitación

Cabe destacar que las almohadas son como hojas de papel, y dormir en según qué postura es muy jodido, porque te levantas con el cuello hecho polvo. Puedes pedir otra, pero tienes que pagarla, como todo en ese hotel.

Ya eran casi las 6 de la tarde cuando dejamos el hotel, por lo que nos damos una vuelta por la ciudad. Puedes llegar a la gran mayoría de sitios interesantes a pie.

Por ejemplo, el palacio de Buckingham está a menos de 10 minutos andando.

Ir por la mañana y en el cambio de guardia es horrible.
Demasiada gente y muchísimo agobio. Los carteristas se ponen las botas en esos momentos. Nosotros lo evitamos, no estábamos como para aguantar eso

Llegamos andando hasta el famoso Piccadilly Circus:

Las estaciones de metro y su famoso símbolo:

Trafalgar Square, con Lord Nelson mirando al parlamento desde lo alto de la columna. Creo que son 50m de altura, y tiene 4 leones en la base.

Al fondo podemos ver la iglesia de St.Martin-in-the-fields:

Y la National Gallery presidiendo la plaza; de entrada gratuita y donación voluntaria. En su interior alberga un montón de cuadros de pintores famosos. Visita obligada para cualquier amante de la pintura.

Parliament Street, con el Big Ben de fondo:

Y una vez llegamos al final de la calle podemos ver el parlamento con el Big Ben.

Pasamos el resto de la tarde paseando y mirando cosas, y cuando cae la noche volvemos al hotel, no sin antes hacer algunas fotos!

(Click para verla en grande en Flickr)

DÍA 2:

Tras desayunar fuera, ya que el hotel no tiene cafetería ni restaurante ni ná de ná nos dirigimos hacia Hyde Park.

En la esquina del parque (Hyde Park Corner) podemos ver esto, en honor a los que combatieron en la Primera Guerra Mundial:

Tiene grabados los nombres de todos los países que formaron parte del conflicto.

Al otro lado vemos Wellington Arch, que junto a Marble Arch (en la otra banda de Hyde Park) conmemoran las victorias en las guerras Napoleónicas.

Nos damos una vuelta por Hyde Park para pasar la mañana:

Esta foto la hice sentado en un banco. Pasó una señora por delante y se dio un susto. Tras nuestras caras rars nos dijo que eramos muy valientes por estar ahí sentados, ya que por detrás entre la maleza corría una rata. Salimos de ahí enseguida. Sabía que Hyde Park tenía animales, pero eso…

Seguimos paseando por el parque, el cual se mezcla con Kensington Gardens.

…hasta llegar al Albert Memorial, un monumento dedicado al príncipe Alberto.

Y en frente, cruzando la calle, encontramos el Royal Albert Hall, donde dicen que hay una acústica excelente. Dentro se celebran conciertos de todo tipo.

Seguimos paseando por Kensington Gardens/Hyde Park (no sé muy bien donde acaba uno y empieza el otro) donde podemos ver animalitos más simpáticos que la rata que rondaba entre la maleza…

Esto seguro que es Kensington Gardens
Al fondo, el palacio de Kensington.

Dicho palacio:

Comemos por ahí y pasamos el resto del día por la zona. Lamentablemente, no hice más fotos hasta entrada la noche, ya que se puso a llover bastante