Saltar al contenido

Viaje a Maranello, emilia romagna y veneto

5 agosto, 2018

F50:

Interior F50:

Motor de un 028 de 1981:

Precioso Dino 246:

275 GTB, me encantan los V12…

Mientras tomaba un refresco en el bar de la Galleria, nos interrumpen para que nos apartemos y dejar pasar asi este precioso 196 S. Curioso cuanto menos.

Una vez salgo a la calle, me tropiezo con esta indicación… y evidentemente no iba a dejar escapar la ocasión de visitar el circuito de Fiorano:

Todo lo que hay a mi alrededor tiene relación con Ferrari y con la F1:

Justo alli al lado me llama la atención la casa de un aficionado al motor:

Camino a Fiorano (en pie son unos 10 / 15 minutos) me encuentro con todo tipo de “deshechos” que ya los quisiera yo como objetos de colección en mi salón.

… Y si amigos, finalmente llegamos a la Circuito de Fiorano.

Aunque no me dejaron colarme, recorriendo las calles de alrededor pude subirme a unas vallas y conseguir ver algo:

Sendos 612 se acercan a la entrada de Fiorano:

Entrada a la pista.

Una de las entradas de la factoría…

… donde entran y salen furgonetas de la scuderia:

Andando por la vía principal de Maranello, encontramos una de las muchas extrañas -pero originales- obras de arte urbana.

Y aqui la famosa iglesia de Maranello (Parrocchia di S. Biagio) que toca las campanas cuando gana Ferrari en F1:

Cuando quiero darme cuenta son las 19:00 horas y debo continuar mi ruta, quería llegar al Véneto, hacer noche en Padua asi que entre el autobús y el tren, llego a las 21:30. El tren va hasta Bologna y de alli cojo otro para Padua. Por tan sólo 2€ y medio podemos movernos entre ciudades en Italia. Ésta es una de las cosas que más me gustan de este país.

Nada más llegar conozco a una chica que me ayuda a orientarme, a la vez que me acompaña hasta el centro de la ciudad. Una vez alli puedo saborear el spritz, una bebida carbónica que se toma en verano como aperitivo. Poco después, cae la noche y encuentro mi lugar en un pequeño hotel al lado de la basílica de San Antonio de Padua.

Me doy una ducha rápida y me pongo cómodo a la vez que dejo mi mochila modelo explorador en mi habitación. Mientras ceno, conozco a un grupo de dos chicas y un chico que iban a bailar a un club de música latina a las afueras de la ciudad. Tras charlar un rato, me invitan a ir con ellos y no rechazo la invitación…

En 20 minutos ya estábamos en un local saturado de gente llamado “Relax“. Fijáos en el ambiente que alli se disfrutaba.

Unas horas más tarde me dejan en mi hotel de nuevo, y me resisto a acabar el día, saliendo a la calle de nuevo y disfrutando de pleno centro histórico para mi solito. Son las 03:30am. Aqui vemos el cana de San Benedetto:

Precioso Brera descansando en una calle secundaria.

San Antonio di Padova

Como no había mucho más que hacer a esa hora y además no quería llegar tarde a la concentración que había al día siguiente a escasos metros de ahi, me fui a la cama.

Día 3º (10.06.2006)

Lugares visitados: Padova / Vicenza / Verona / Milano

En cuanto me levanto, marcho a pie a escasos metros de la concentración. No paran de llegar coches y más coches clásicos.Dado lo extenso del reportaje he preferido agruparlo en un nuevo hilo que os pongo a continuación, centrándonos en éste al resto del viaje:

Concentración de automóviles clásicos en Padova

Saliendo del hotel se respira el ambiente de un día normal en la ciudad de Padova.

Desayuno un pannino y un café en una agradable cafetería frente a la plaza de San Antonio.

Llegamos a Prato della Valle, preciosa zona situada más al sur de la ciudad de forma circular con canales y amplios espacios para pasear.

De nuevo San Antonio de Padova, esta vez con mejor luminosidad en en Sephia.

Seguimos callejeando y vemos un pintor en plena calle haciendo uno de sus trabajos, La última cena.

Monedita al canto y continuamos ‘a piedi’. Monasterio de Santa Giustina.

Casa natal de G. Galilei:

Espectacular 911 GT3RS por las calles de Padova.

Llegamos al Palazzo della Ragione, en la piazza delle Erbe. Como ya me habían adelantado, se encuentra en un pésimo esta de conservación. En teoría ya han comenzado los trabajos de restauración.

Como algunos sabréis, esta zona cercana a Venecia es característica porque se puede llegar a Venecia en barco, por un canal llamado S.Lazaro. Eso si, paciencia porque es muy lento, aunque por el viaje puedes ver villas espectaculares del Renacimiento italiano. Aqui comienzo el canal.

El viaje en barco es un bonito y tranquilo paseo por la historia del norte de Italia:

Continuamos el viaje y cojo el tren para Vicenza. Máxima tecnología -de la época- para tan singular viaje.

El paseo en tren transcurre con normalidad y en los asientos del tren tipo salón 2 frente a 2 coincido con un señor que vivía en Vicenza y una estudiante de arte de Padova que va a Vicenza a hacer un trabajo. Me vino genial pues me estuvieron contando cosas que ver de la ciudad y demás curiosidades. Tras media hora llegamos a la hermosa ciudad de Vicenza.

Recién llegados a esta bonita ciudad encuentro un ambiente estupendo y mucho sol y calor. Compro un pequeño mapa de la ciudad y comienzo el pateo. Mis pie comienzan a avisarme de su fatiga. En la foto la “Loggia Valmarana“:

Vista general de la ciudad de Vicenza, con la estaciçon de tren al fondo y con el Monte Berico arriba:

Andamos por el centro histórico, concretamente por el corso Andrea Palladio:

Piazza Signori, con sus características dos columnas al fondo:

Torre el reloj:

Basilica Palladiana, declarada patrimonio de la humanidad:

Disfruntando de un café después de comer algo, mientras tomo algo el sol y escuchando Vasco Rossi; son las 14:25:

CONTINÚA MÁS ABAJO…