Saltar al contenido

Vuelos a Marruecos baratos – Reserva vuelos a Marruecos

30 mayo, 2018

La exótica Marruecos ha sido durante mucho tiempo un destino popular entre los viajeros que desean un poco de picante en sus vacaciones. En los zocos de la animada Marrakech, todo lo que existe bajo el sol está a la venta, desde las especias y las gallinas hasta las alfombras y las babuchas. La plaza central, Jemaa el Fna, es el lugar de encantadores de serpientes y vendedores ambulantes de agua, mientras que los contadores de historias tejen sus hechizos bajo la larga sombra de la mezquita Koutoubia. Cuando se pone el sol se abren los puestos de comida, atrayendo a turistas y locales a la plaza para comer y socializarse.

Haz un viaje atrás en el tiempo y visita la capital religiosa de Marruecos, Fez. Piérdete por la ciudad medieval a través de los laberintos de callejones y calles, deteniéndote solo para tomar una taza de té a la menta picante en un café local al aire libre. A lo largo de la costa, ciudades como la relajada Essaouira cuentan con blancos riads que contrastan con el azul del cielo y del mar. Avanzando por la costa han surgido modernos resorts en Agadir y alrededores, muy populares en los circuitos turísticos combinados. Los aventureros pueden salirse de los caminos y realizar paseos en camello por el desierto, esquiar al pie de las altas montañas del Atlas y dormir bajo las estrellas en Erg Chebbi.

Busca y compara: vuelos baratos a Marruecos

Volver arriba

Clima en Marruecos

Con un clima extremo en el interior, cuanto más te acercas a las costas mediterránea y atlántica, el clima es más agradable. En el interior las temperaturas son más extremas, con inviernos bastante fríos y veranos muy calurosos. Marrakech tiene una temperatura media en invierno de 21˚C y de 38 ˚C en verano. En las montañas del Atlas las temperaturas pueden descender por debajo de cero y las cumbres están cubiertas de nieve durante la mayor parte del año. El invierno en el norte del país es húmedo y lluvioso, mientras que en el sur, al borde del Sáhara marroquí, es seco y frío.

Volver arriba

Cuándo volar a Marruecos

Temporada alta:

Marruecos goza de temperaturas cálidas todo el año (julio y agosto son los meses más calurosos) con algo de lluvia entre noviembre y marzo. Sin embargo, el tiempo puede variar mucho dependiendo de la zona que se visite. Mientras las temperaturas son altas en el sur y en la zona desértica, en las regiones montañosas del país son más frescas.

En febrero se celebra la fiesta de los almendros en flor en Tafraoute.

Durante los meses de abril y mayo, el sur, las montañas y las costas del Mediterráneo y del Atlántico disfrutan de un clima perfecto.

Mayo tiene varios días festivos como Eid el Mawlid, una fiesta en honor del cumpleaños de la Reina y el último fin de semana largo de mayo.

Temporada baja:

Lejos de la costa, los meses de verano de julio y agosto pueden ser de calor insoportable para muchos viajeros.

Volver arriba

Cómo moverse por Marruecos

Royal Air Maroc ofrece vuelos domésticos desde Casablanca. Con respecto a los trenes, hay una red limitada, pero las tarifas son razonables. Los taxis compartidos que transportan hasta seis pasajeros son muy populares y son una manera barata de moverse por el país. El sistema de autobuses dispone de una buena red y es regular y barato. Por su parte, los ferris operan desde Algeciras a Tánger y también hay servicios desde Gibraltar.

Volver arriba

Información sobre Marruecos

Marrakech, la “ciudad roja”, se asienta frente a las montañas del Alto Atlas. El corazón de la ciudad late en la famosa plaza de Jemaa el Fna, que atrae tanto a coloridos artistas callejeros como a encantadores de serpientes, músicos, acróbatas y narradores. Los ajetreados zocos merecen también una visita.

La medina de Fez El Bali (antiguo Fez) data del siglo VIII. Tiene todo el encanto que cabría esperar de una de las mayores ciudades medievales que hay en el mundo: un laberinto de zocos, la plaza En-Nejjarine con su Museo de Artes y Oficios de la Madera; la Universidad Qaraouyine, fundada en el 859, y el barrio de los curtidores con sus tanques gigantes con olor a tinta (y a otras cosas que algunos denominarían hedor…) propios del proceso de curado de las pieles. Fez El Jedid es el nuevo Fez, establecido en el siglo XIII, donde se encuentran el Palacio Real, el barrio judío conocido como Mellah y más zocos. Ville Nouvelle, construida por los franceses, es la parte más joven de la ciudad y cuenta con amplios bulevares y avenidas arboladas.

La costa atlántica de Marruecos cuenta con las ciudades de Essaouira, muy popular entre los surfistas y los amantes del sol, y Agadir, desde cuya kasbah o muralla se puede disfrutar de unas fantásticas vistas de la ciudad.

“Tócala otra vez Sam”. La ciudad portuaria de Casablanca cuenta con la fabulosa mezquita de Hassan II, construida en la década de 1980 por el rey del mismo nombre. Es la segunda construcción religiosa más grande del mundo después de La Meca y destaca especialmente su minarete (el más alto del mundo) y el hecho de que fue construida sobre terrenos ganados al mar sobre un promontorio con vistas hacia el océano Atlántico. Como curiosidad para no perderse, el agua del mar puede verse a través de un suelo de cristal. La construcción de la mezquita costó alrededor de 800 millones de dólares.

Rabat, la capital de Marruecos, mira al Atlántico. Las visitas de obligado cumplimiento son el Mausoleo de Mohammed V, la Torre Hassan y el Jardín Andaluz, muy popular entre las mujeres de Rabat. Cerca de allí se pueden ver las ruinas medievales de la Necrópolis de Chellah.

Volver arriba

Aeropuertos en Marruecos

El aeropuerto internacional Mohammed V (CMN), se encuentra a 30 kilómetros al sur de Casablanca.

El aeropuerto de Tánger Ibn Battouta (TNG) está a siete kilómetros de la ciudad.

El aeropuerto Marrakech Menara (RAK) se encuentra a seis kilómetros al suroeste del centro de la ciudad.

Volver arriba