Saltar al contenido

Vuelos a Nápoles baratos – Reserva vuelos a Nápoles

3 junio, 2018

“Ver Nápoles y morir” era un dicho italiano empleado en el siglo XVIII, cuando Nápoles era la segunda ciudad más grande de Europa y estaba en la cúspide de su poder y riqueza. Controlar tu dieta cuando vayas a Nápoles es otro buen consejo: la ciudad es un paraíso para los amantes de la cocina y, después de todo, la pizza se originó aquí.

Se encuentra entre dos zonas volcánicas, Campi Flegrei al oeste y el Vesubio al este. Nápoles es una ciudad con multitud de colinas y pendientes que mira hacia la bahía del golfo de Nápoles, de aguas azules chispeantes que reflejan el Vesubio y la isla de Capri.

Ciudad más poblada de Italia, es industrial y poco a poco ha ido perdiendo su esplendor de antaño. El casco antiguo está protegido por la Unesco, aunque encontrarás andamios que apuntalan el estuco que se desmorona en algunos edificios y palacios de los Borbones situados en calles con edificios de viviendas que cuelgan la colada de un lado a otro de la calle. Hay una gran cantidad de museos, galerías e iglesias imponentes. La catedral es el lugar de culto más importante de Nápoles. Allí una multitud de fieles se concentra cada año para ver el “milagro” de cómo se licua la sangre seca de su santo patrono, San Genaro.

Muchos viajeros reservan vuelos a Nápoles para visitar la ciudad romana de Pompeya, sepultada por la erupción del Vesubio en el año 79 a.C. Herculano es un sitio aún mejor conservado, a veinte kilómetros al este de Nápoles.

Busca y compara: vuelos baratos a Nápoles

Volver arriba

Clima en Nápoles

Veranos cálidos y secos y otoños e inviernos húmedos caracterizan Nápoles. Los vientos que se desplazan hacia el interior hacen que los inviernos sean fríos, con temperaturas en enero que van desde los 10ºC a -1ºC. La mayoría de las lluvias se concentran durante el otoño y el invierno. Julio y agosto son los meses más cálidos y las temperaturas pueden alcanzar los 26ºC. Cuando sopla el viento siroco llega mucha humedad y aire caliente a la zona.

Volver arriba

Cuándo volar a Nápoles

Temporada alta:

La temporada alta en Nápoles es desde julio hasta septiembre. La mayoría de los residentes abandonan la ciudad en la segunda quincena de agosto y es cuando cierran muchos restaurantes y tiendas, pero esto también significa que hay mucha menos gente que en verano.

Desde abril a junio y hasta octubre puede ser la mejor época para visitar Nápoles. El clima es agradable y hay menos gente en la ciudad. Sin embargo, el Maggio dei Monumenti tiene exhibiciones, ferias y eventos especiales en mayo, por lo que atrae a muchos visitantes a la ciudad.

La primavera y el otoño ofrecen las mejores vistas del Vesubio, pero los días son más cortos que en verano.

Temporada baja:

La temporada baja es de noviembre a marzo, cuando hay muy pocos turistas, aunque el clima puede ser frío y húmedo.

Volver arriba

Cómo moverse por Nápoles

A pesar de llamarse metro, el Metropolitana que recorre Nápoles va por encima del suelo. Puedes comprar tu billete en cualquier estación, un puesto de ANM o en un estanco, y será válido durante una hora en los autobuses, tranvías o metro.

Los taxis se encuentran en las paradas de taxis y en las plazas, y es raro que paren para cogerte en medio de la calle. Evita coger un taxi en horas punta, ya que los atascos pueden ser largos. No es recomendable conducir en Nápoles, ya que además de ser difícil, hay altas tasas de robos de vehículos.

Volver arriba

Información sobre Nápoles

El centro es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, al igual que las cercanas zonas arqueológicas de Pompeya, Herculano y Torre Annunziata.

Entre los artistas famosos que han vivido aquí cabe destacar a Giotto; Pietro Cavallini, quien pintó los frescos de Santa Maria Donnaregina; Tino Da Camaino, cuyas esculturas se pueden admirar en San Lorenzo Maggiore; y Caravaggio, que llegó a la ciudad después de una pelea en Roma en la que mató a un hombre. Pintó la Virgen del Rosario y “Las Siete Obras de Misericordia”, obra que ahora se encuentra en la iglesia de Pio Monte della Misericordia.

El Duomo o catedral, construido entre 1294 y 1323, alberga las reliquias de San Gennaro, patrono de Nápoles. Las reliquias son dos botellas de su sangre que se licuan dos veces al año, en mayo y septiembre.

El Teatro San Carlo es una hermosa ópera cuyo un telón de fondo que se puede quitar para poder contemplar los jardines del Palacio Real.

Napoli Sotterranea son una serie de cuevas subterráneas, catacumbas, pasadizos y acueductos en el casco antiguo de la ciudad. Se considera que este es el asentamiento original. Los griegos construyeron muros y templos con piedra toba, mientras que los romanos construyeron un acueducto y los túneles. Durante la Segunda Guerra Mundial el área fue utilizada como refugio antiaéreo.

El Real Jardín Botánico comprende más de doce hectáreas y es uno de los jardines botánicos más grandes de Italia. Cuenta con 10.000 especies de flora de todo el mundo.

El Museo Nacional exhibe los artefactos de Pompeya y Herculano, así como esculturas griegas y romanas. También hay una sección de mosaicos y una buena colección egipcia.

Las islas de Capri, Ischia y Procida merecen una visita. Ischia es muy popular entre los amantes de los spa. No en vano la isla recibe cerca de dos millones y medio de visitantes cada año gracias a sus célebres baños de vapor y a sus tratamientos de barro.

Volver arriba

Aeropuertos en Nápoles

El Aeropuerto Internacional de Nápoles (NAP) se encuentra a ocho kilómetros al norte del centro de la ciudad.

Volver arriba