Saltar al contenido

Vuelos a República Checa baratos

8 junio, 2018

Si hay algo que le guste a los checos, es la cerveza. Beben más cerveza que cualquier otro país en el mundo: 160 litros por persona al año. Aquí se produce las originales Pilsen (Pilsner Urquell) y Budweiser (Budejovicky Budvar, elaborada en Ceske Budejovice). Otras cervecerías de renombre están en lugares como Nová Paka y Smichov, famosa por la cerveza Staropramen.

Quienes buscan vuelos baratos a la República Checa normalmente es para visitar Praga, su hermosa capital. Su centro histórico es Patrimonio Mundial de la Unesco y cuenta con lugares como el Puente Carlos, la Catedral de San Vito en el Castillo de Praga, la Ciudad Vieja, la Ciudad Nueva o la Plaza Wenceslao.

Pero República Checa no es solo su capital, existen muchos otros lugares de interés como Brno, la segunda ciudad del país. Dominada por el castillo Spilberk, un museo y llena de hermosas iglesias, la ciudad dispone también de un maravilloso casco antiguo.

Fuera de las ciudades, los límites con los países vecinos (Polonia, Eslovaquia, Austria y Alemania) son fronteras naturales formadas por cadenas montañosas. Hay una excelente estación de esquí en las Montañas de los Gigantes (Karkonosze) en la frontera con Polonia y Alemania y a solo dos horas al norte de Praga, y no puedes perderte parques nacionales como Šumava (el más grande de la república), la Suiza bohemia y el Podyjí.

Busca y compara: vuelos baratos a la República Checa

Volver arriba

Clima en República Checa

Los inviernos en la República Checa tienden a ser muy fríos, con nieve, mientras que los veranos suelen ser suaves y húmedos.

Volver arriba

Cuándo volar a República Checa

Temporada alta:

La mejor época para viajar es entre mayo y septiembre, cuando los días son cálidos y las noches frescas. Sin embargo, el verano es también la temporada en la que encontrarás más turistas.

Temporada baja:

Durante los meses de invierno es fácil encontrar descuentos para alojamientos y vuelos, sobre todo fuera de Praga.

Volver arriba

Cómo moverse por República Checa

Volar es la forma más rápida de cruzar el país y existen vuelos entre Praga y las principales ciudades.

Las redes de tren y autobús son excelentes y baratas. El mayor problema que puedes encontrarte es no saber dónde subirte o bajarte, ya que poca gente habla otro idioma que no sea el checo.

Praga dispone de metro y es la mejor manera de moverse por la ciudad.

Volver arriba

Información sobre República Checa

La mayoría de los visitantes de la República Checa van a su capital, Praga, la ciudad de las cien torres. Sus elegantes calles y edificios medievales son un atractivo durante todo el año, incluso en el invierno, con el romanticismo de una ciudad cubierta de nieve. Hay una gran cantidad de atracciones para visitar, restaurantes en los que comer, bares en los que beber y puentes que cruzar. Algo apartado de las habituales rutas turísticas es visitar el cementerio judío en el barrio judío de la ciudad. Las lápidas se amontonan a grandes alturas, ya que durante siglos fue el único lugar de la ciudad donde se permitía enterrar a los judíos. Hoy es un remanso de tranquilidad alejado del bullicio de la ciudad.

Brno, en el centro de la provincia de Moravia, es una ciudad hermosa y cultural que rivaliza con Praga en atracciones, pero no en número de visitantes. Hrad Spilberk, el Castillo de Spilberk, es una visita obligada. Con 800 años de antigüedad, ha tenido muchos usos a lo largo de los siglos, entre ellos el de cárcel durante el Imperio Austro-Húngaro y la invasión nazi. En la actualidad alberga un museo sobre la vida en prisión y el Museo de Arte de la ciudad. El castillo abre todos los días excepto los lunes.

En la parte bohemia del país se encuentra Kutná Hora, una ciudad que prosperó gracias a sus minas de plata. Uno de los lugares más insólitos de la ciudad es la “iglesia de los huesos” en el barrio de Sedlec. Fue levantada en el siglo XV en medio de un cementerio y los huesos desenterrados durante su construcción fueron apilados en su interior. En 1870 un monje comenzó a utilizar los huesos para decorar su interior. Presume de una enorme lámpara de araña, de la que se dice que contiene cada uno de los huesos del cuerpo humano. Hay que pagar entrada para visitarla.

Si necesitas reservar un hotel en República Checa, con Trivago podrás comparar opiniones y precios de habitaciones en las principales ciudades, incluyendo hoteles en Praga y Brno.

Volver arriba