Saltar al contenido

¿Cómo curar la depresión sin ir al psicólogo?

  1. Actividad física. Salga a caminar o bailar, correr o caminar en bicicleta a lo largo de 15 a 30 minutos todos y cada uno de los días si lo elige.
  2. Cuídate comiendo bien.
  3. Detectar los inconvenientes, pero no abordarlos.
  4. Exprésate.
  5. Procura ver el lado bueno de las cosas.

En nuestra última publicación, ofrecemos ciertas pistas para hacer un diagnostico la depresión, que ciertos ven como la pandemia del siglo XXI. Pero aparte de poder admitir en el momento en que nos encontramos sufriendo depresión, nuestra experiencia como psicólogos en Oviedo nos deja prestar ciertos avisos prácticos para encararla, que tienden a ser bastante prácticos.

La psicoterapia puede empezar con nosotros en el momento en que estemos prestos a continuar patrones de conducta y pensamiento que nos van a llevar por una espiral efectiva a recobrar el confort sensible, o cuando menos a aproximarnos lo mucho más viable a él.

¿Qué es la depresión?

Primeramente, es atrayente saber bien el término depresión y explicarlo. Estar deprimido es diferente a estar triste. La tristeza es una emoción básica que, si bien desapacible, no es perjudicial ni «mala». Es temporal y tiene una función adaptativa en ocasiones como la pérdida. No obstante, en el momento en que charlamos de depresión, hablamos a algo mucho más extenso.

Estos son 8 de los síntomas más frecuentes que caracterizan la depresión:

CLAVE 1: ACTIVAR.

Para sobrepasar un periodo de desánimo y pérdida de interés, es esencial efectuar ocupaciones que te asistan a sentirte mejor. Más allá de que es verdad que en el momento en que andas deprimido, no tienes ganas de formar parte en ocupaciones o consideras que las ocupaciones no te van a hacer ningún bien, formar parte en ocupaciones te deja acrecentar tus escenarios de energía física y mental, difuminar tu cabeza de pensamientos negativos obsesivos para dejar en libertad y evaluar y contradecir pensamientos negativos.

La práctica es elegir un grupo de ocupaciones que hayan despertado interés y entusiasmo antes de ingresar en la crisis. Por servirnos de un ejemplo, si antes de tu depresión disfrutabas realizando deporte, en este momento tienes que proponerte retomar esta actividad, si bien sea achicada.

Ejercicio

.El ejercicio calma los síntomas de la depresión pues a lo largo de la actividad física el cerebro regula los escenarios de norepinefrina y serotonina, pero al tiempo libera endorfinas, pequeñas proteínas encargadas de ofrecernos esa sensación de confort y alegría. Haz ejercicio entre 20 y 30 minutos cinco ocasiones por semana.

A lo largo de la temporada de invierno, varias personas tienden a padecer un género de depresión llamada «trastorno afectivo estacional». Para mitigar esto, se aconseja someterse a la fototerapia, consistente en traspasar en una suerte de cápsula que emite luz artificial. Estas terapias son bien difíciles de localizar en México, y por tal razón, lo destacado es tomar un sol rápido a lo largo de unos 15 o 20 minutos, lo que te va a dar tiempo para tranquilizarte y esparcirte mientras que ayudas a tu cuerpo a generar vitamina D.