Saltar al contenido

¿Cuál es el equipo necesario para practicar esquí?

Esquiar es un deporte perfecto para aquellas personas que aman la adrenalina y la aventura. Sin embargo, aunque es una opción tanto para expertos como para aficionados, es necesario que cuentes con los equipos correctos para poder practicarlo de forma segura. ¿No sabes cuáles son? Aquí te lo explicamos.

Equipos básicos para esquiar

Contar con el equipo adecuado es imprescindible para que puedas practicar esquí de forma correcta, sin importar que seas un esquiador profesional o principiante. Estos son los esenciales:

  • Esquís: son la pieza principal. Están diseñados para deslizarse sobre la nieve y proporcionar estabilidad y control al esquiador. Cabe destacar que estos vienen en diferentes longitudes y anchuras, dependiendo del estilo de esquí y el nivel de habilidad que se posea.
  • Botas de esquí: son fundamentales para brindar soporte y conexión directa entre los pies y los esquís. Se cierran con hebillas o sistemas de cierre similares. Deben ser cómodas, pero al mismo tiempo ajustadas para proporcionar un control preciso. Las puedes comprar o elegir la opción de alquiler esquis Cerler.
  • Bastones de esquí: consisten en tubos de metal o fibra de carbono con una empuñadura en la parte superior y una cesta en la punta. Son utilizados para proporcionar equilibrio, estabilidad y ayuda en el movimiento mientras se esquía. Los bastones deben ser lo suficientemente largos para llegar desde el suelo hasta debajo de los brazos cuando se sostienen verticalmente, con los codos flexionados a un ángulo de 90 grados.
  • Fijaciones: son el mecanismo que une las botas con los esquís. Son esenciales para la seguridad del esquiador, puesto que se liberan en caso de una caída o torsión brusca para prevenir lesiones.
¿Cuál es el equipo necesario para practicar esquí? 1

Si bien es cierto que estos son cuatro de los equipos básicos para esquiar, también es importante la ropa y accesorios:

  • Chaqueta y pantalones de esquí impermeables y aislantes.
  • Capa base térmica.
  • Guantes o manoplas impermeables y térmicas.
  • Gafas.
  • Casco para la seguridad.
  • Calcetines acolchados y transpirables.
  • Gorro para proteger la cabeza y las orejas del frío.

Consejos para cuidar correctamente tu equipo de esquí

Si deseas mantener en buen estado tu equipo para practicar esquí y prolongar su vida útil, debes tomar ciertas medidas como parte del cuidado del mismo. A continuación, te mostramos algunas sugerencias:

  • Limpia después de cada uso: lo ideal es que después de cada jornada de esquí limpies tus esquís y botas. Procede a retirar cuidadosamente la nieve, el hielo y la humedad de los esquís utilizando un cepillo suave. Haz lo mismo con las botas y otros accesorios. 
  • Realiza el mantenimiento a los esquís: estos requieren un mantenimiento regular para asegurar su rendimiento. Para ello, solo debes aplicar cera en las bases de los esquís para mejorar el deslizamiento y protegerlas de la oxidación.

En caso de que no quieras hacer este trabajo, puedes acudir a una tienda de alquiler esquis Masella donde tendrás a disposición las mejores opciones para alquilar sin tener que realizar por tu cuenta el mantenimiento.

  • Cuida el equipo cuando lo transportes: utiliza bolsas o fundas acolchadas para protegerlo de golpes y arañazos. Verifica que las fijaciones estén cerradas y aseguradas correctamente.
  • Evita caminar con los esquís puestos: esto puede dañar las bases y los cantos. Si necesitas caminar largas distancias, es mejor quitarte los esquís y llevarlos en una mano.
  • Almacenamiento adecuado: guarda tus equipos de esquí en un lugar fresco y seco para evitar la formación de óxido y el deterioro. Evita almacenarlos cerca de fuentes de calor o en lugares expuestos a la luz solar directa, además, lo ideal es colocar los esquís en posición vertical y que cuelgues las botas para evitar deformaciones.
  • Ajusta y revisa de las fijaciones: un profesional se encargará de verificar que están correctamente ajustadas de acuerdo con tu peso, altura y nivel de habilidad. Esto es importante, puesto que las fijaciones mal ajustadas pueden comprometer tu seguridad en caso de caídas o torsiones bruscas.