Saltar al contenido

¿Cuándo es la última Vuelta España?

El paseo de la Enorme Vuelta a España se va a dar a entender en Barcelona el próximo diez de enero, en un acto en el que está pensado que se completen todas y cada una de las etapas de la edición 2023 de la Vuelta a España. Una pista que va a ser muy distinta a la sosprechada para 2022 y donde Remco Evenepoel fue precisamente mejor que Enric Mas. La montaña volverá a ser la señal de identidad, aparte de los tantos nuevos puesto que va a haber múltiples en una carrera que comienza en Barcelona el 26 de agosto.

Fecha retrasada por el cambio de fecha del Campeonato del Planeta de Ciclismo, que en este momento va a tener rincón en el mes de agosto y que indudablemente afectará a la asistencia. Juan Ayuso ahora ha podido confirmar que la Vuelta va a ser su primordial propósito para la temporada 2023 y Enric Mas, subcampeón y líder del Movistar, asimismo está en la línea de salida si nada ni absolutamente nadie puede solucionar la situación.

1955-65

La Vuelta estuvo clausurada hasta 1955 en el momento en que resurgió con 106 corredores delegados en 18 elijas nacionales. La participación de españa fue de gran lujo: Federico Martín Bahamontes, Jesús Loroño y Miguel Poblet. No obstante, el irreconocible francés Jean Dotto se levantó como inesperado vencedor al cuadrar bien en la fuga y soportar los asaltos del resto. En 1956 llegó el primer italiano en ganar la Vuelta: Angelo Conterno. Por último, un año después, ganó Loroño, personaje principal de un recorrido en el que estuvo a 21 minutos de Bahamontes.

Logroño fue el primordial contrincante del Águila de Toledo

Etapa 2: Sábado 20 de agosto – Hertogenbosch -Utrecht ( 175,1 km)

Está claro que Holanda es una zona plana. Y esta etapa es la prueba irrefutable. Un paseo desarrollado para velocistas, chato como la palma de tu mano. Lamentablemente, los más destacados velocistas locales que están hartos del Tour de Francia no van a estar allí. Hay poco que ver además de un esprint intermedio con menos de 20 km para el desenlace, supuestamente desarrollado para debilitar las piernas de los hombres veloces en frente de la final de la multitud mucho más que viable. Salvo que el viento coopere, hay poco espacio para sorpresas.