Saltar al contenido

¿Cuándo viajar a Bolonia?

Los más destacados meses para tener buen tiempo en Bolonia son abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre y octubre. En promedio, los meses mucho más cálidos son julio y agosto. Enero es el mes mucho más frío del año.

El tiempo en Bolonia

El tiempo en Bolonia se define como temperado húmedo o continental gracias a su localización cerca de los Apeninos; Tiene inviernos húmedos y fríos, al paso que los veranos sostienen esa humedad adjuntado con el calor.

Considere obtener la Tarjeta de Bienvenida de Bolonia

La Tarjeta de Bienvenida de Bolonia es una tarjeta turística que le deja ahorrar en billetes para muchas de las primordiales atracciones de la región. Hay 2 tipos, uno mucho más simple y otro mucho más terminado. Exploremos lo que comprometen ámbas cartas.

La Bologna Welcome Card easy cuesta 25 euros y también incluye entradas a los próximos sitios de interés de la región:

Datos atrayentes sobre Bolonia

Bolonia – Tullio Dainese / Flickr.com

Fue establecida por los etruscos con el nombre de Felsina. Sus calles fueron testigo de las asambleas de individuos tan consagrados como Marco Antonio. Alcanzó su mayor esplendor a lo largo del Renacimiento italiano y bajo el gobierno papal.

¿Cuánto frío hace en Bolonia en invierno?

El invierno de diciembre a febrero es frío, húmedo y poco entretenido. Las temperaturas tienen la posibilidad de mantenerse en torno a 0°C (32°F) a lo largo del día, singularmente en el mes de diciembre y enero, y los cielos continúan anubarrados a lo largo de varios días.

Bolonia en verano Principios de junio es en su mayoría soportable, pero julio y agosto son miserables, con temperaturas promedio de 35-36°C y cien% de humedad. Bolonia es calurosa en verano, pero hay km de arcadas para resguardarte del calor. Y siempre y en todo momento puedes ofrecer un refrescante recorrido por las bellas lomas de Bolonia.

¿Qué hay para poder ver y realizar en el momento en que se viaja a Bolonia y aledaños?

Bolonia forma parte a Emilia Romana, al tiempo que Módena, Parma, Reggio Emilia, etcétera. son de enorme interés turístico, así sea por su hermosura arquitectónica o por su exquisita gastronomía. En verdad, son ciudades productoras de vinagre de Módena, queso parmesano, mortadela, vino, etcétera.

Los primordiales atractivos turísticos son la plaza primordial, la Iglesia de San Esteban tal como la Plaza de San Esteban, las Torres de Bolonia, el Santuario de San Luca con un paseo de 666 arcadas, el Facultad de Bolonia, el Palacio Municipal, San Petronio, los canales ocultos y evidentemente el Quadrangle.