Saltar al contenido

¿Cuántos años tiene el puente de La Toja?

Cierto, el titular es un tanto haragán y quizás deberíamos añadir “en 1911”, pero eso no lo realiza menos cierto: el puente de 400 metros de largo que une O Grove con la Isla de La Toja fue el Zur En el instante de su construcción, era el mucho más largo de toda Europa.

En 1907, tras la inauguración del Enorme Hotel de La Toja y del Casino, para ofrecer ingreso a sus consagrados convidados de la temporada (los hermanos Rockefeller, Henry Kissinger, los Reyes de España, Ortega y Gasset o …) para hacer más simple a Gabriel García Márquez (entre otros muchos) se planeó la construcción de un viaducto que conectara la costa de O Grove con la Isla de La Toja. Esta distancia de menos de 500 metros fue un enorme reto para los ingenieros de la temporada y indudablemente un enorme logro teniendo en cuenta los adelantos que se hacían en el mundo entero en la temporada.

Mirador de Siradella

El primer sitio que sugiero es el Mirador de Siradella, en el centro de la península. Están a solo 167 metros sobre el nivel del mar, pero les garantizo que la visión es increíble. Desde allí se puede observar la extensión de los médanos de La Lanzada y comprender a la perfección lo que les acabo de argumentar sobre la cartografía vieja. Asimismo lograras ver ciertas islas que forman el Parque Nacional de las Illas Atlánticas – Cíes y Ons. Diríase que desde aquí -si el día está despejado- se puede observar Cabo Home en la Ría de Vigo, pero la verdad es que algo de niebla siempre y en todo momento nos viene bien, aun en el momento en que está despejado y lo hacemos con los nuestros. los ojos jamás tienen la posibilidad de ver los ojos.

Capilla de San Caralampio o Capilla de las Conchas

Es una iglesia curiosa mucho más que el poder y es el elemento espiritual más esencial que se puede observar en la Isla de la Toja. Pero no es cualquier iglesia. Si bien su nombre oficial es «Ermita de San Caralampio», asimismo se le llama popularmente «Ermita de las Conchas» por el hecho de que está absolutamente cubierta por fuera por una cantidad enorme de conchas.

El diseño original de la capilla data del siglo XII, pero fue rediseñada en el siglo XIX y se optó por una exclusiva versión que representaba mejor el símbolo mucho más popular de Galicia: las veneras. Además de lo extraña que es la iglesia en sí, el ambiente en el que está asimismo es mágico. No sé qué tiene para prestar la Isla de la Toja, pero te encanta completamente. Y esta iglesia está en la mitad de un parque, justo al costado del recorrido marítimo de La Toja.