Saltar al contenido

¿Qué alimentos te ayudan a combatir la depresión?

  1. Carnes magras como pavo y pollo.
  2. Tuercas.
  3. Té verde.
  4. Chocolate negro.
  5. Avena.
  6. Iogur.
  7. Pescados azules como el bonito o el salmón.
  8. Cúrcuma.

¿En algún momento has sentido que comer, comer y comer no te hace suficientemente feliz?

Como ahora te hemos dicho, el género de alimentos que ingerimos no solo perjudica la nutrición de nuestro cuerpo, sino asimismo ejercita un enorme poder sobre la cabeza; fortalecerlo o debilitarlo.

Alimentos que asisten a batallar la depresión

El día de hoy vengo a explicarte de qué manera realizar cambios en tu dieta puede guiarte a lidiar con la depresión. Sí, alimentos que asisten a batallar la depresión. Existe prueba de que una dieta rica en frutas y verduras, aceite de oliva, nueces, pescado y cereales integrales puede estar relacionada con un menor peligro de depresión.

No digo que comer alguno de estos alimentos te realice decir adiós a la depresión. No. Estos son componentes que asisten, que hacen más fácil ciertas reacciones químicas en nuestro cuerpo, y que tienen la posibilidad de hacer más simple el régimen de la depresión. Voy a explicar por qué ocurre esto ahora.

Dieta para batallar la depresión

Frente a una situación agotador o de mal humor, la gente acostumbran a recurrir a “comidas reconfortantes” o alimentos que activan la función de recompensa a nivel cerebral y te hacen sentir mejor . Acostumbran a tener un contenido elevado de azúcares ocultos, grasas, sal y aditivos.

Una dieta para la depresión ha de ser cautelosa con la microbiota intestinal en tanto que el 90% de la serotonina se genera en el sistema inquieto entérico. Tienes que integrar en tu dieta alimentos ricos en probióticos y prebióticos para sostener activa la microbiota.

4-huevos y lácteos

Los huevos son un complemento perfecto para dar triptófano y por consiguiente serotonina a nuestro cuerpo. La yema es especialmente rica en este aminoácido fundamental.

Tratándose de artículos lácteos, hay varios géneros de queso que son realmente útiles para acrecentar los escenarios de serotonina. El queso cheddar o el suizo son buenos ejemplos.