Saltar al contenido

¿Qué dicen los médicos de las drogas?

Hablamos de un tolerante dependiente a la cocaína cuyo consumo no es saludable pues no solo le hace inconvenientes en el tabique nasal, sino llegó al punto de que corre riesgo de perder un ojo. Pasa que dada la situación causada por la pandemia del coronavirus que nos ha tocado vivir, emplear mascarilla es realmente útil para esconder tu situación a ojos de otros.

El árbitro insistió en que debía dejar la adicción a la cocaína como único régimen viable para progresar su salud, pero el tolerante se negó tajantemente. Expone la cuestión de hasta qué punto el médico está obligado por la confidencialidad en un caso de esta intensidad y qué puede llevar a cabo en estas situaciones.

¿De qué forma actúan las drogas en nuestro entendimiento?

El sistema de recompensa, realmente útil para nuestras funcionalidades vitales, se apoya en la liberación de una hormona, la dopamina. La adicción distorsiona este sistema. El especialista enseña que hay personas “que tienden a buscar la gratificación instantánea”. Bueno, en el momento en que hay una adicción, el sistema de recompensas gratifica de forma continua a quien se siente bien y precisa mucho más dopamina para sostener esa sensación de confort.

El inconveniente es que la mayor parte de las drogas actúan sobre áreas del cerebro que están perturbadas en los trastornos mentales. ¿Hay una conexión causal? “En la práctica, es bien difícil comprender qué ocasionó qué, singularmente en la situacion de una patología aguda”, afirma el experto, y añade que la información familiar es vital. Puede ser bien difícil para los pacientes admitir una adicción y un trastorno mental.

Rubifen, una cocaína mucho más económica y libre.

El rubfeno o metilfenidato es popular por sus efectos prácticamente idénticos a los de la cocaína para los pobres. Es una sustancia psicoestimulante afín a las anfetaminas que poco a poco más personas toman a espaldas de los médicos. Es una sustancia legal, pero en el momento en que se abusa de ella, es un sustituto de la cocaína considerablemente más económico y libre.

Se receta para el TDAH (trastorno por déficit de atención o hiperactividad) y se utiliza generalmente como incitante. Usado primordialmente por jóvenes a lo largo de los exámenes para estudiar, pero asimismo para ir de celebración.