Saltar al contenido

¿Que no dejar de ver en Ámsterdam?

Saliendo de la Casa de Ana Frank puedes ofrecer un interesante recorrido por el Jordaan Quarter, el viejo vecindario judío y nuestra visita preferida a Ámsterdam. Puedes iniciar la ruta en el bello canal que cruza Brouwersgracht y desde allí pasear sin rumbo fijo, deteniéndote en las tiendas mucho más auténticos y cafeterías con encanto. Entre las atracciones turísticas es la iglesia Westerkerk de estilo renacentista con su alta torre, desde la que se puede gozar de la visión de toda la localidad. Al lado de esta iglesia hay una bella escultura de Ana Frank y asimismo varios de los mejores sitios de comidas de Ámsterdam, como De Reiger y PICNIQ para platos locales, italiano La Maschera Lillotatini y los quesos en Café T Smalle. En el caso de que seas un apasionado del queso y deseas llevarte varios de los exquisitos quesos holandeses, puedes proceder a Henri Willig Cheese Farm Store, que está en frente de la estación de ferrocarril. Eso sí, antes de obtener y comer queso, te aconsejamos conocer las reconocidas “Nueve Calles”, nueve calles repletas de tiendas exclusivas, galerías de arte y cafeterías de diseño, idóneas para pasar unas horas de compras.

Para saber mucho más sobre la trágica historia de este vecindario y de toda la localidad desde la perspectiva de Ana Frank, te aconsejamos reservar este tour.

diez cosas que no te puedes perder en Ámsterdam

Situado en la Plaza Dam en el centro de Ámsterdam, este palacio pertence a los tres palacios reales de los Países Bajos. Este edificio fue construido en el siglo XVII. Fue construido como municipio de la región, pero se transformó en el palacio de Luis I de Holanda a lo largo de las Guerras Napoleónicas. Es el punto de inicio idóneo para examinar la localidad de Ámsterdam.

Museo Van Gogh

Si no andas seguro de qué museos conocer en Ámsterdam, no tengas dudas en añadir el Museo Van Gogh a tu lista. ¡Me agradó! 😉 Cualquier persona que me conozca va a saber realmente bien que no soy un enorme fanático de los museos… No obstante, este pertence a los museos que tienes que conocer en Ámsterdam y te invito a que hagas una parada en el sendero pues son buenísimos. Lo tengo configurado.

Plaza Dam

Empezamos nuestro paseo por los sitios mucho más atrayentes de Ámsterdam en la plaza primordial de la región, la Plaza Dam, donde están inmuebles esenciales y asimismo un espacio común. Su origen se remonta a 1270, en el momento en que se inició la construcción de una presa en el río Amstel, suficientemente grande para albergar una plaza que terminó transformándose en el centro neurálgico.

La siempre y en todo momento frecuentada plaza está dominada por el Monumento Nacional, un obelisco de 23 metros de altura que tiene dentro tierra de las 11 provincias holandesas y sus viejas colonias, erigido para conmemorar a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Asimismo tenemos la posibilidad de conocer el Palacio Real, el Museo Madame Tussauds y la Nieuwe Kerk y si nos gusta ir de compras tenemos la posibilidad de conocer las tiendas De Bijenkorf, las mucho más reconocidas de Ámsterdam.

Prueba el Oliebollen.

Otro dulce que merece mención aparte son estas bolas de masa frita, cuyo gusto me recuerda a los churros de España. Lo peor es que no van a estar libres hasta otoño. Desaparecen tras las vacaciones de Navidad.

Acostumbran a venderse en puestos particulares que van apareciendo en distintas distritos de la región. Llevan azúcar glass por arriba y se tienen la posibilidad de contemplar con un relleno de pasas o trozos de manzana. Asimismo puedes localizarlos en otros instantes en el momento en que estés asistiendo a una feria o acontecimiento particular.