Saltar al contenido

¿Qué órganos se ven afectados por el estrés?

  • diarrea o estreñimiento.
  • Mala memoria.
  • Mal recurrente.
  • cefalea.
  • Falta de energía o concentración.
  • Inconvenientes sexuales.
  • Rigidez en el cuello o la mandíbula.
  • Cansancio.

¿De qué manera tiene una reacción nuestro cuerpo frente al temor y el agobio? Analizamos diez puntos de la salud que padecen en el momento en que un individuo experimenta ansiedad y incremento del agobio.

  1. Inconvenientes de garganta. Dado que la voz se vuelva ronca es una reacción instantánea a ocasiones agobiantes. En el momento en que tienes temor, los fluidos se desvían a áreas clave del cuerpo, lo que hace espasmos en los músculos de la garganta. Esto hace opresión y rigidez que resecan la garganta y complican la deglución.
  2. Reacciones hepáticas. En el momento en que el cuerpo atraviesa periodos de agobio y ansiedad, el sistema suprarrenal genera una cantidad excesiva de la hormona del agobio, el cortisol. En el momento en que se genera esta hormona, el hígado genera mucho más glucosa, el azúcar energético en la sangre que nutre las respuestas naturales de nuestro cuerpo. Para la mayor parte de la gente, esta cantidad agregada de azúcar en la sangre se puede absorber sin varios inconvenientes. En cambio, este azúcar agregada podría ocasionar problemas médicos en los diabéticos.
  3. Reacciones cutáneas. Que el sudor frío o las mejillas rojas, secuelas del cambio en la circulación sanguínea, son las reacciones repentinas del organismo frente a una situación agotador. En el momento en que contamos temor, el sistema inquieto simpático manda mucho más sangre a los músculos. Esto podría apresurar el envejecimiento de la piel. Otras reacciones asimismo tienen dentro sudoración e inclusive un incremento de la histamina, lo que puede ocasionar inflamación.
  4. La actividad del bazo. La ansiedad no solo perjudica a órganos tan evidentes como el cerebro o el corazón, sino más bien asimismo al bazo e inclusive a las células sanguíneas. Para repartir mucho más oxígeno en el cuerpo bajo agobio, el bazo libera glóbulos colorados y blancos auxiliares. El fluído sanguíneo asimismo incrementa en un 300-400% a lo largo de este desarrollo para elaborar el resto del cuerpo para las pretensiones auxiliares.
  5. Tensión en los músculos. En el momento en que empiezas a sentirte ansioso, tu cuerpo se tensa naturalmente y ejercita presión sobre los conjuntos musculares mucho más enormes. El agobio crónico y la ansiedad de forma frecuente incrementan esta tensión, lo que puede ocasionar problemas, hombros recios, mal de cuello e inclusive jaquecas.
  6. Corazón. La gente que padecen de ansiedad crónica y agobio tienen un mayor peligro de inconvenientes cardiovasculares debido al incremento incesante de la continuidad cardiaca, la presión arterial alta y la sobreproducción de cortisol. El agobio en un largo plazo asimismo está relacionado con la presión arterial alta, ritmos cardiacos anómalos, derrames cerebrales y asaltos cardiacos.
  7. Los pulmones. Existen estudios que demostraron el vínculo entre la ansiedad y el asma. La gente con asma asimismo tienen mucho más posibilidades de padecer accesos de pánico.
  8. El cerebro. La contestación más frecuente al temor es la contestación sicológica a esa condición. Perjudica algunas áreas del cerebro que afectan la memoria a corto y largo período y la producción de substancias químicas que tienen la posibilidad de ocasionar un desequilibrio. Además de esto, el agobio crónico puede encender todo el tiempo el sistema inquieto, lo que paralelamente puede perjudicar otros sistemas del cuerpo, ocasionando reacciones físicas como cansancio y desgaste, por ejemplo.
  9. Sistema inmunológico. El agobio puede ocasionar estragos en el sistema inmunológico y debilitar sus funcionalidades. Ciertos estudios han encontrado que en el momento en que andas intranquilo, asimismo es mucho más posible que te resfríes y mucho más predispuesto a infecciones y también inflamación.
  10. Estómago. El agobio crónico y radical asimismo tiene la posibilidad de tener efectos en un largo plazo en el intestino y la absorción de nutrientes, lo que hace acidez estomacal, gases, diarrea y, en ocasiones, aun pérdida del control intestinal. En un largo plazo, asimismo tienen la posibilidad de modificar el metabolismo, lo que puede conducir al sobrepeso e inclusive a la obesidad. La liberación incesante de cortisol en el torrente sanguíneo puede reducir la sensibilidad a la insulina.

Conclusión, efectos del temor en el cuerpo

Conque el temor es una reacción muy complicada que puede ir acompañada de incontables efectos físicos y sentimentales. Desde contrariedad para tragar hasta compulsiones obsesivas, hay incontables reacciones socias con esta contestación corporal. Para conocer las peculiaridades y tácticas que están en la raíz de la mayor parte de los efectos que la ansiedad tiene en el cuerpo, lo invito a leer pausadamente el producto: Técnica de afrontamiento y detección de secuelas temidas (DACT), este producto y los próximos artículos. al tratar con el DACT, tienen la posibilidad de asistirlo a entender mejor la conexión cabeza-cuerpo.

piel

El acné, las máculas, la inflamación e inclusive la psoriasis tienen la posibilidad de ser el resultado de cambios hormonales ocasionados ​​por el agobio.

Como se ve en entre los vídeos del Dr. Ying Chen de la Facultad de Boston, la relación entre el cerebro, las conmuevas y la piel es directa y importante. Esto es, nuestras conmuevas frecuentemente se reflejan con apariencia de patologías en la piel.

La contestación física y sus secuelas

La contestación física se genera por medio de una activación del cuerpo, que se prepara para defenderse de lo que llamamos ataque o agresión. Los síntomas se vuelven obvios: la continuidad cardiaca incrementa, la respiración se hace más rápido, los músculos se contraen y el fluído sanguíneo incrementa para estar listos para contestar a la amenaza. El inconveniente es que el estado de excitación se alarga pues así se crea una predisposición a la conducta combativa.

La furia incrementa la activación del sistema simpático responsable de la liberación de hormonas llamadas catecolaminas, entre las hormonas similares con el agobio que afectan de manera directa al sistema cardiovascular, incrementando la continuidad cardiaca y la presión arterial y la posibilidad de que el agobio aumente la capacitación de trombos en el cuerpo o infarto de miocardio. El ahínco que hace nuestro cuerpo en el momento en que se desata esta emoción es altísimo, se genera un incremento de la tensión muscular y la liberación de adrenalina, ocasionando suba el nivel de energía, el organismo entra en una suerte de pelea y la somete. Los peligros adjuntado con las patologías cardiovasculares asimismo padecen accidentes cerebrovasculares.