Saltar al contenido

¿Qué pasa después de la depresión?

Asimismo puede perjudicar tu aptitud para gozar de lo que haces en la vida, tu día a día. Además de esto, tienen la posibilidad de presentarse afecciones físicas como mal, trastornos del sueño, temor y también incomodidad o sentimientos de culpa, tal como adversidades de concentración.

Las distintas secuelas de la depresión no tratada

Las secuelas de la depresión tienen la posibilidad de manifestarse en tres enormes áreas: sicológica, física y popular. La primordial consecuencia es la tristeza, una sensación de vacío o ganas de plañir. Aparte de la tristeza, asimismo hay una falta de interés en ocupaciones que acostumbraban a ser entretenidas.

Tal como se genera la tristeza y la desmotivación, asimismo tienen la posibilidad de producir adversidades a nivel popular, reduciendo las relaciones con otra gente y incrementando el aislamiento. Asimismo puede perjudicar su aptitud para gozar de lo que hace en la vida, su historia diaria.

Diferencias biológicas

Se demostró que la gente con depresión mayor tienen cambios físicos en el cerebro, si bien sus efectos aún no están claros.

Es más frecuente en personas que tienen familiares consanguíneos que asimismo tienen el trastorno. La oportunidad de que existan genes vinculados a la depresión aún está bajo investigación.

Desencadenantes recurrentes de la depresión:

  • Reposar poco o mal (sueño no reparador).
  • Situación de pérdida o tristeza.
  • Temor.
  • Enfrentamientos entre o con conocidos cercanos.
  • Ocasiones desapacibles, singularmente si dañan la autovaloración (ej. fracaso, decepción, crítica…).
  • Situaciones agobiantes (trabajo, estudios, cambio de hogar, acontecimientos familiares, inconvenientes económicos, etcétera.).
  • Consumo de alcohol, tóxicos o fármacos sin receta.
  • Cambios estacionales u hormonales.
  • Problemas médicos u otras intranquilidades.
  • Renuncia al plan de régimen.

El paso inicial para volver como estaba de una recaída es admitir la situación, lo que te deja llevar a cabo elementos y acciones para superarla, siempre y cuando sea preciso, adjuntado con tu médico.

Reducción del oxígeno que llega al cerebro

Estos datos son indudablemente interesantes. Haciendo un trabajo con el equipo del Dr. Tomohiko Shibata de la Facultad de Tokyo nos enseña que los trastornos del estado anímico, como la depresión no tratada, conducen a una hipoxia suave. Esto es, un estado mental como la depresión mayor que sigue en el tiempo da como resultado una disminución de la oxigenación del cerebro.

Algo de este modo hace mayor cansancio, confusión, inconvenientes de concentración, jaquecas… El efecto es visible y de ahí que ahora se están usando cámaras de oxígeno hiperbárico para mitigar los síntomas.

Servicio de calidad y seguridad con los más destacados expertos

Llámanos Pide mucho más información