Saltar al contenido

¿Qué pasa si no cancelas una cuenta bancaria de un fallecido?

peligro de perder dinero. Las cuentas corrientes que tenía un difunto se cuentan entre los recursos de la herencia, con lo que los herederos se hacen causantes de su administración.

Actuaciones tras un fallecimiento

  1. Reportar al banco del fallecimiento de la persona.
  2. Solicitud cuantas cuentas tenía el difunto. Si se ignora esta información, debe estar comunicado con el Departamento del Tesoro, quien le dará esta información.
  3. Establece si el testador era el único titular de las cuentas. Si era el único dueño, la cuenta debe cerrarse. Si era copropietario, debe dejar que los copropietarios dispongan de los fondos en esa cuenta.
  4. Se pide certificado de saldo de cuenta cada día del fallecimiento. Este certificado unicamente se aplica a los herederos formales. Asimismo puede pedir los movimientos precedentes y siguientes a la fecha de fallecimiento del titular de la cuenta.
  5. Es requisito gestionar la aceptación y participación en la herencia, para abonar el impuesto de sucesiones.
  6. Comenzar el desarrollo que deja el ingreso a los fondos bancarios.

Una vez completados estos trámites, puedes ir al banco a sacar el dinero. Esta cantidad se abonará en la manera mucho más conveniente a los herederos, así sea en efectivo, por transferencia a otra cuenta o según se acuerde con los herederos.

Finalizar una cuenta corriente en el caso de fallecimiento

Finalizar una cuenta corriente en el caso de fallecimiento que no esté provocando pago, como Se necesita exactamente la misma documentación para la suspensión, que incluye, entre otros muchos, el certificado de defunción, certificado de intención

Si un individuo física es cotitular y el cotitular de una cuenta corriente ha fallecido, se sugiere a ese cotitular que no retire su mitad (a la que tiene derecho) hasta una vez que la cuenta haya sido desbloqueados y anterior acreditación de su copropiedad. Es esencial apuntar aquí que no es exactamente lo mismo la persona “cotitular” que la persona “gerente autorizado” en una cuenta corriente. La persona autorizada en una cuenta corriente no es dueña del dinero y solo puede efectuar operaciones como transacciones o retiros. A la desaparición del titular, la persona autorizada en la cuenta de defunción deja de existir. Si transfiriera dinero de la cuenta entre la fecha del fallecimiento y la suspensión de la cuenta, podría cometer un delito.

Asimismo te puede atraer

  • Heredar una cuenta corriente: planificación fiscal
  • ¿De qué manera administrar una cuenta corriente en el momento en que muere el titular?

¿Qué ocurre con el dinero en la cuenta corriente de un individuo fallecida?

En el momento en que muere un familiar, los familiares o probables herederos preguntan de quién es el dinero que el difunto tenía en cuentas corrientes. Aun si tienen la posibilidad de tener ellos justo después de la desaparición o aun unos días antes para eludir abonar impuestos. En el artículo te contamos toda la información y qué tienes que llevar a cabo con las cuentas corrientes de un individuo fallecida y qué opciones tienen la posibilidad de llevar a cabo sus herederos.

Requerimos distinguir en función de cuántos dueños tenían la cuenta. Si la cuenta forma parte a un solo titular (el difunto), solo sus herederos tienen la posibilidad de tener los fondos. Tienes que enseñar los documentos (certificado de defunción, testamento, aceptación de herencia y pago de impuestos) al banco para lograr tener los fondos. En el caso de que la cuenta tuviese múltiples sucesos, el testador solo tendría derecho a la parte proporcional dependiendo del número de sucesos. Por servirnos de un ejemplo, en la situacion de 2 dueños: la mitad (50%) podría ser vendida por el dueño sobreviviente y la una parte del difunto (50%) iría a los herederos.

Cuentas corrientes

La mejor forma de saber la cuenta corriente de un individuo fallecida es asistir a Hacienda. Aquí puede pedir la información exponiendo el certificado de defunción o sencillamente exponiendo que es el heredero.

La Agencia Tributaria da información sobre las cuentas corrientes, hipotecas y préstamos de un individuo fallecida.