Saltar al contenido

¿Quién es el hijo favorito de la reina Isabel II?

Afirmaban que era su hijo predilecto, que la reina Isabel II siempre y en todo momento tuvo una debilidad particular por el príncipe Andrés. Por este motivo, los últimos años de la monarca debieron ser en especial lacerantes por todos y cada uno de los escándalos que rodearon al padre de Beatrice y Eugenia de York.

Una dura y costosa guerra legal

Según la prensa británica, si no se llega a un convenio, probablemente el príncipe Andrés se enfrente a un juicio civil en unos nueve meses, en torno a septiembre y diciembre a las lo último. Lo mucho más posible es que el hijo de la reina Isabel II deba ser interrogado por los abogados de Giuffre en Londres, un interrogatorio que podría ser grabado y trasmitido en el juzgado de Novedosa York. No obstante, ya que hablamos de una acción civil, no penal, y hablamos de distintas jurisdicciones, ciertos especialistas comentan que el príncipe no precisaría enseñar ninguna prueba para proteger su inocencia. Él tampoco puede ser obligado a comparecer físicamente frente al tribunal de Novedosa York, puesto que la ley del Reino Unido no prevé la extradición de ciudadanos del Reino Unido a los USA en temas civiles.

No obstante, se estima una dura guerra legal. Asimismo uno carísimo. El comunicado de Buckingham de ayer dejaba claro que el Palacio no pagaría ni una libra para proteger al príncipe Andrés. En verdad, se conoce que el Príncipe Andrew en la actualidad trata de vender una villa que tiene con su ex- mujer Sarah Ferguson en Verbier, Suiza, para abonar las voluminosas facturas. El DailyMail anunció antes que el duque podría soliciar cerca de £ 17 millones para obtener la propiedad. Tampoco hay nada malo tratándose de la reputación de la familia real. Irónicamente, en un año en el que la Reina, que en este momento tiene 95 años, festejará su jubileo de platino, esto es, su 70 aniversario en el trono, un jalón que ningún otro monarca de Inglaterra logró. Buckingham teme un juicio de un perfil impresionantemente prominente en el que figuras resaltadas de la familia real se vean obligadas a testificar. David Boies, el letrado de Giuffre, ahora ha insinuado que podría dejar en la banca al príncipe Carlos, Meghan Markle, Sarah Ferguson o la princesa Beatriz de York.