Saltar al contenido

¿Quién es el rey actual de Países Bajos?

La confusión tiene orígenes históricos. Desde la temporada del rey Carlos V (1500-1558), enseña la Fundación Fundéu, el término “Países Bajos” se ha empleado para designar una zona histórica que incluía la presente Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo. En el año de la separación de Bélgica de los Países Bajos, se adoptó la práctica de llamar a esta zona Holanda.

Para comprender por qué razón tiene por nombre “Países Bajos”, hay que remontarse a la geografía: la región es verdaderamente baja, en verdad un cuarto de la área está bajo el nivel del mar, al paso que el punto mucho más prominente del sur -este es de 321 metros. Asimismo es un país con enormes lagos, ríos y canales.

El origen de las celebraciones del Koningsdag (Día del Rey)

El origen de esta celebración se remonta a la bisabuela del presente Rey, la Reina Guillermina, en el momento en que era princesa en 1885. Su cumpleaños se festejó el 31 de agosto, coincidiendo con el desenlace de las vacaciones institucionales, con lo que se creó como una celebración para los mucho más pequeños. Se llamaba el Día de la Princesa. Pero no fue hasta 1890, con la coronación de la reina Guillermina, que este día se conoció como el “Día de la Reina” a lo largo de mucho más de un siglo. Con la subida al trono de su hija Juliana, la celebración se trasladó a su cumpleaños, el 30 de abril. Y de esta forma continuó a lo largo del reinado de Beatrice. Fue el 30 de abril de 2013 en el momento en que Beatriz, exactamente la misma su madre, decidió abdicar frente su hijo William Alexander, el presente Rey de los Países Bajos. Por este motivo, se cambia tenuemente la fecha de la celebración y se adelanta al 27 de abril, día de su nacimiento, y se cambia el nombre por el presente Día del Rey.

Aquí existen algunos datos espectaculares sobre esta familia real de Orange-Nassau que probablemente no sabías:

«No me agrada la monarquía, pero celebro el Día del Rey»

Este año, el monarca festeja su aniversario con una comida oficial en el Palacio de la Plaza Dam de Ámsterdam, a la que ha invitado a 150 ciudadanos holandeses que distribuyen su cumpleaños. ¿De qué forma lo festejará el resto de ciudadanos?

«Voy a entrenar con mi equipo de ciclismo y quizás me pase por el Vrijmarkt de Utrecht y me tome unas cervezas. ¡Y si acercamiento mi remera naranja, me la coloco!» Mark, un trabajador sin dependencia de 32 años, afirma que no ve ningún beneficio en tener una familia real. «Cuesta bastante dinero», afirma. «Heiko, de 33 años, responsable de contabilidad en una compañía de tecnología, está en concordancia. «La monarquía está obsoleta. Es bueno tener ciertas caras conocidas en las liturgias, pero no por $40 millones por año”. En la mayoría de los casos, pasa el día reuniéndose con amigos, paseando por el mercado improvisado de los vecinos o relajándose. Pero asimismo hay quienes aprovechan para irse de la región, como Elsbeth, una maestra de inglés de 55 años que piensa que la monarquía es «un sistema anticuado y antidemocrático» pero pues es pro-realeza de holanda «Asimismo lo hacen. no hacen daño puesto que no tienen poder real”. Su preferido: Máxima. «A prácticamente todos los holandeses les agrada», afirma ella.