Saltar al contenido

¿Quién fundó Constanza?

Escasas ciudades en la República Dominicana tienen amantes tan interesados por su crónica y cultura como el fantástico amor de José Peralta-Michel por Constanza. Una pasión que empezó en el momento en que era un jóven de catorce años en 1945 en el momento en que su padre lo llevó allí vía Jarabacoa y quedó fascinado por el tiempo, la montaña y la agricultura, entonces se limitó a los campos de yuca, maíz, papa, jengibre, criollo. ajo, frijoles, cebollín y caña de azúcar. Los labradores extraían el jugo de la caña de azúcar para llevar a cabo melao y melaza utilizando trapichen rudimentario.

Después de unas cortas vacaciones, después de casarse con la señorita Lesbia Fernández en 1955, Peralta-Michel regresó a Constanza y pasó allí su luna de miel en el recién estrenado Hotel Novedosa Suiza. Después de esta estadía, José selló para toda la vida su vínculo con el valle intramontano mucho más prominente del Caribe. En 1975, después de su ascenso a Gerente General de Nacional de Seguros, Peralta-Michel edificó en Konstanz su futura casa querida: la «Villa Miel», sede de la idea cultural urbana mucho más bella del país.

Datos en general del ayuntamiento de Constanza

Valle de Constanza es un ayuntamiento de la provincia de La Vega. Está a 1.200 metros sobre el nivel del mar, lo que la transforma en la mucho más alta del país. La temperatura cambia entre 5ºC y 20ºC a lo largo de todo el año, lo que deja que todos y cada uno de los cultivos se cultiven en zonas tibias. Constanza es un valle con bellos panoramas, tierra de flores, fresas y hortalizas.

Diríase que hubo una princesa indígena llamada Constanza ahora ella se le asigna el origen del nombre del valle y del pueblo, pero no hay perseverancia reportaje de esta historia de historia legendaria. Los primeros documentos sobre este pueblo y valle datan de julio de 1852, en el momento en que el escritor y científico inglés SIR ROBERT SCHOMBURK los visitó; y según la historia solo hubo un bohío habitado y ganado cuyos dueños vivían en Jarabacoa; Mencionó que vio un cementerio indígena que contenía cientos y cientos de tumbas, cuya localización no se sabe el día de hoy.