Saltar al contenido

¿Cómo es la cara de un alcohólico?

La piel se encuentra dentro de los primeros órganos en enseñar signos de abuso de alcohol. Tienen la posibilidad de manifestarse arañas vasculares, eritema o enrojecimiento en cara y palmas, hiperpigmentación en piernas, perioral o periocular, deficiencias en distintas vitaminas, modificaciones de las uñas, ictericia, etcétera.

En estos días de celebración y buen tiempo es frecuente salir, saltarse comidas y reposar de la rutina. Las bebidas alcohólicas asimismo se toman con mucho más continuidad y el abuso de alcohol es exactamente uno de los más importantes fundamentos de los inconvenientes de la piel, puesto que el exceso de bebida no solo actúa en las ojeras al día después, sino más bien en ciertos daños que tienen la posibilidad de manifestarse como granos que sobresalen, pero el oxígeno los escenarios en la sangre asimismo se reducirán y por ende la producción de colágeno se disminuye, lo que se refleja en la pérdida de brillo, flexibilidad y solidez.

Al paso que el alcohol entra en acción con un efecto de exitación y relajación en tanto que dilata los vasos sanguíneos y nos hace sentir rápidos y desentendidos, ordena a nuestro hígado a trabajar el doble para ser eficaz en la liberación de sus toxinas. . En el momento en que este desarrollo no sucede naturalmente debido al alcohol, la acumulación de aceite puede ocasionar o empeorar de manera significativa el acné.

Conclusión

Entonces, si te cuestiones si puedes observar los signos del alcoholismo en tu rostro, la contestación es un rotundo sí. Hay distintas casos y es dependiente de la persona y de la cantidad que tome, pero normalmente el alcoholismo se expone en nuestra cara. Por supuesto se puede observar en muchas otras cosas, pero eso lo vamos a dejar para otros productos. En un caso así fue solo la cara y espero haber contestado el interrogante. Si tiene alguna pregunta, deje un comentario ahora.

Secuelas para la piel

  • Reduce el apetito y también impide la adecuada absorción de los nutrientes de la dieta (en tanto que se perjudica el revestimiento del sistema digestivo). Esto crea un déficit de nutrientes que perjudica a todo el organismo y, por consiguiente, asimismo a la piel.
  • Es una substancia ansiolítica, incitante del estado anímico y tranqulizante. Adjuntado con las considerables proporciones de azúcar presentes en estas bebidas, se crean desequilibrios hormonales. Además de esto, inhibe la gluconeogénesis y puede ocasionar resistencia a la insulina o incremento de la secreción de andrógenos, lo que hace hirsutismo o acné.
  • Como ahora comentamos, el hígado es el órgano solicitado de metabolizar el etanol. Por este motivo, el hígado debe trabajar mucho más de lo común, liberando mucho más toxinas de lo común y ocasionando la aparición de granos, puntos negros y espinillas.
  • Los altos escenarios de azúcares sencillos en las bebidas alcohólicas tienen la posibilidad de ocasionar una retención de líquidos que puede ocasionar inflamación tanto en el cuerpo como en la cara, singularmente en el área de la garganta y los ojos. Aparición de ojeras o bolsas.
  • «Reacción de descarga de alcohol»: esta es una reacción al alcohol que causa enrojecimiento, máculas y también hinchazón en la cara, los hombros, el cuello, la espalda y otras unas partes del cuerpo. Estas reacciones suceden gracias a la acumulación de acetaldehído (un subproducto del metabolismo del alcohol) gracias a una deficiencia de la enzima acetaldehído deshidrogenasa 2 (ALDH2) en el cuerpo, lo que quiere decir que el hígado no puede metabolizar mucho más alcohol.
  • La piel padece un rápido declive de la edad de la piel gracias a la deshidratación severa ocasionada por el consumo de alcohol y los modelos metabólicos tóxicos resultantes. Las arrugas que ya están se acentúan, se muestran picores extendidos y eczemas por la sequedad.
  • Angiomas de araña: Estas son las telangiectasias más frecuentes socias con la patología hepática alcohólica. Hace aparición clínicamente como una pápula central de color colorado refulgente cercada de vasos radiales y eritema. Estos angiomas se han asociado con un mayor peligro de sangrado por várices esofágicas. Los pacientes con cirrosis alcohólica son mucho más propensos a desarrollar arañas vasculares que los pacientes con cirrosis ocasionada por otros componentes.
  • Eritema palmar: Este es un efecto secundario de la cirrosis ocasionada por el abuso de alcohol, que sucede simétricamente en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Tiende a ser asintomática y muestra un aspecto eritematoso y violáceo.
  • Ictericia: Otro síntoma de daño hepático y cirrosis o hepatitis ocasionada por el abuso de alcohol. Hace aparición en el momento en que la bilirrubina consigue escenarios séricos de 2,5 a 3,0 mg/dl o superiores. Hace aparición en la parte de abajo de la lengua, el blanco de los ojos y la piel con tinte amarillo.
  • Caput medusae: Esta es una complicación vascular que sucede en personas con cirrosis y también insuficiencia hepática. Hace aparición en el abdomen como vasos sanguíneos voluminosos.
  • Prurito: Puede manifestarse en todo el cuerpo, singularmente en las palmas de las manos y las plantas de los pies. El aspecto cambia de suave a severa y de transitoria a crónica y causa hormigueo o irritación de la piel, creando el deseo de rascarse el área.
  • Contracción muscular de Dupuytren: Es un bulto palpable y también indoloro en el dedo anular (articulación metabólica) provocado por cambios fibróticos. Esto puede conducir a una reducción en el rango de movimiento de las articulaciones. Hay otra condición afín llamada patología de Peyronie, que asimismo está relacionada con el consumo elevado de alcohol, que resulta del tejido cicatricial fibroso que se forma en el pene, lo que hace erecciones curvas y dolorosas.
  • Trastornos de la pigmentación: la gente con patología hepática crónica relacionada con el alcohol tienen la posibilidad de desarrollar máculas grisáceas hiperpigmentadas. Asimismo se ha visto pigmentación areolar en pacientes con hipogonadismo secundario.
  • Urticaria: El consumo de alcohol puede ocasionar placas edematosas y eritematosas en la parte de arriba del cuerpo y las extremidades.
  • Cáncer de piel: El consumo de alcohol incrementa el peligro de cáncer gracias a que hay una fuerte asociación entre el consumo de alcohol y las neoplasias de orofaringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto, cáncer de mama y cáncer de piel tipo melanoma. Ciertos estudios concluyeron que el consumo de alcohol puede achicar la protección proporcionada por la piel al reducir la concentración de carotenoides, lo que disminuye la aptitud de la piel para normalizar el daño de los radicales libres inducido por los rayos UV, lo que hace quemaduras solares y un mayor peligro de cáncer de piel.
  • Psoriasis: una patología inflamatoria crónica de la piel que perjudica al 2-5% de la población occidental y se identifica por la aparición de máculas rojas, escamosas y que pican en la piel. El consumo de alcohol puede agudizar las lesiones cutáneas o acrecentar su aparición.

Varios estudios relacionan el consumo alto de alcohol con otros hábitos de vida poco saludables, como B. el sedentarismo, la carencia de reposo, la mala nutrición y la utilización de otras substancias tóxicas para el organismo como el tabaco o las drogas ilegales. Todos estos causantes afectan drásticamente la piel y amplifican todos y cada uno de los componentes precedentes. De ahí que se aconseja realizar cambios en el modo de vida antes de recurrir a la medicación y sostener una activa poco saludable para la salud. En todo caso, si tienes inconvenientes en la piel, asiste lo antes posible a un dermatólogo.

¿El efecto sobre la piel es exactamente el mismo para todos las clases de alcohol?

Cuanto mayor sea el nivel de alcohol, peor va a ser el efecto sobre la piel. En verdad, los licores oscuros como el whisky escocés, el brandy, el coñac o el ron añejo son los mucho más perjudiciales no solo para la sequedad sino más bien asimismo para la piel.

Más allá de que el vino tinto es considerado el alcohol “mucho más saludable” por el hecho de que tiene dentro antioxidantes, asimismo se encuentra dentro de los mucho más perjudiciales para la piel. Necesita un mayor nivel de procesamiento por la parte del cuerpo que otros géneros de alcohol, y esto causa que el hígado y los riñones trabajen mucho más, lo que incrementa la posibilidad de enrojecimiento y máculas en la piel y empeora las dolencias de la piel como la rosácea.

Rosácea y acné

La rosácea es una condición de la piel bastante común que causa enrojecimiento o envejecimiento y vasos sanguíneos perceptibles en la cara y puede ocasionar pequeños bultos llenos de pus. El consumo de alcohol agudiza esta condición, especialmente en los usuarios de vino blanco.

La aparición de acné puede estar relacionada con los picos de insulina ocasionados por el azúcar que está en varias bebidas mezcladas con alcohol.