Saltar al contenido

¿Dónde hay más mexicanos en el mundo?

Los diez países con mucho más mexicanos viviendo en el exterior son: Canadá, España, Alemania, Reino Unido, Bolivia, Argentina, Holanda, Costa Rica, Chile y Panamá. Hay un total de 11,793,976 mexicanos en América y su edad estimada es de 36 años, el 52% son mujeres y el 48% son hombres.

Houston, Texas

La población es de prácticamente 6,892,427 de los que 2,569,769 son latinos.

De estos, la representación mexicana corresponde al 73.5 por ciento, o sea 1 millón 888,000 780.

Las diez nacionalidades con mayor presencia

USA – 762,290

Guatemala – 44.178

¿Cuántos mexicanos viven en España?

Tras estadounidenses y canadienses, los mexicanos llenan el tercer rincón. El Centro Nacional de Estadística de España tenía 24.225 registrados en 2018.

Sin embargo, no se computan en el número de anotados en este centro esos españoles que ostenten la ciudadanía mexicana aparte de la europea o que sean familiares de ciudadanos de europa.

¿Por qué razón conocer España?

España se encuentra dentro de los sitios mucho más populares para los pasajeros mexicanos. Es un país que llama bastante la atención tanto por su riqueza cultural como por su naturaleza y gastronomía.

Muchas de las ciudades de España gustan a pasajeros de todo el planeta. Aparte de la bella y cosmopolita capital de La capital de españa, España proporciona ciudades repletas de historia y encanto, como Sevilla, Valencia, San Sebastián, Barcelona, ​​Ibiza, Palma de Mallorca y mucho más.

Huyendo de la crueldad

Varios de los que ingresan a USA por la frontera sur “lo hacen por el hecho de que no les queda mucho más antídoto que escapar de sus países”, enseña Rescue Committee International. Y se hablan de particularmente tres conjuntos: familias y pequeños que precisan protección de la crueldad de pandillas organizadas, mujeres que escapan de ocasiones de crueldad de género y integrantes de las comunidades LGBTQ+ que escapan de la persecución.

Según la ONG Asistencia en Acción, una de cada 2 mujeres en Centroamérica migra “por miedo a perder la vida o padecer daños físicos y sicológicos en sus comunidades de origen”.