Saltar al contenido

¿Qué dicen los niños cuando piden dulces en Halloween?

Halloween, el carnaval de otoño mucho más amado por los pequeños, es una celebración que se transmite de progenitores a hijos. ¿Podrías argumentar a tus conocidos cercanos de dónde viene esta celebración pagana de dulces y disfraces? El colombiano resumió la narración de esta celebración. Cada 31 de octubre, pequeños, jovenes e inclusive mayores, vestidos con disfraces que van desde vampiros hasta las últimas princesas de Disney, deciden soliciar dulces. Todo es válido para ocupar nuestras bolsas de bombones, caramelos, caramelos y otros dulces. No obstante, algunos conocen de dónde viene esta tradición, que se convirtió en una práctica mundial conmemorada en distintas unas partes del planeta. Su aparición se remonta a la civilización celta antes de Cristo en el momento en que ocuparon lo que en este momento es Irlanda, Gales y Escocia. Allí, bajo la dirección de los curas de cada localidad, llamados druidas, se hacía un ritual cada 31 de octubre, con el que se despedía la temporada de verano y la cosecha, y llegaba el frío y la obscuridad. Según la tradición, las brujas tuvieron enorme poder esa noche y la línea entre vivos y fallecidos desapareció. Entonces hacían hogueras para espantar a los pésimos espíritus y ponían comida en sus puertas para soliciar perdón a las ánimas buenas. En el momento en que estas tierras fueron conquistadas por el Imperio De roma, estas tradiciones acabaron o se combinaron con otras tradiciones traídas por los conquistadores. En el momento en que los papas deseaban juntar el imperio y sus países por medio de la religión, modificaron el ritual y eligieron que el 31 de octubre sería la víspera del Día de Todos y cada uno de los Beatos, que mezclado es Halloween, que significa Día de Todos y cada uno de los Beatos. La llegada a USA la hicieron los irlandeses, quienes llegaron al país en pos de novedosas ocasiones de vida. Importaron su tradición, que se combinó con la de los pobladores del nuevo conjunto de naciones, quienes incorporaron máscaras y disfraces a estos rituales para espantar a los pésimos espíritus. Después, los pequeños se dedicaron a conocer las viviendas, de la misma Jack O’Lantern, un personaje de una historia de historia legendaria irlandesa que, tras combatir contra el demonio, se vio obligado a vagar en el limbo para toda la vida y vuelve a la tierra cada año matándola llamando a la vivienda. casa diciendo «trick or sour» (truco o trato). No obstante, en un caso así los pequeños no solicitan tributo, sino más bien dulces, y si no se los dan, hacen estragos. Diferente en todos y cada país. Tras instalarse en USA, Halloween viajó a otras latitudes. Por poner un ejemplo, en Hong Kong, la multitud quema fotografías de dinero o comida para ingresar en el planeta de los espíritus y no incordiar a los vivos. En Colombia, el Triqui triqui Halloween, o «Deseo paz, deseo amor…» se canta en las viviendas y shoppings de los distritos, donde los pequeños recogen dulces. Al paso que en México es una combinación de Día de Fallecidos y Halloween donde los pequeños y pequeñas no cantan Triqui triqui sino dicen Calaverita. No obstante, en otros países como Rusia, la Iglesia ortodoxa no es simpatizante de esta práctica y solicita a su población que evite la celebración, con lo que fué prohibida en múltiples academias y institutos donde los pequeños la habían festejado antes con sus instructores. En Dinamarca, por servirnos de un ejemplo, desde 1990 poco a poco más personas forman parte en la celebración. En las bibliotecas se leen historias de terror y un conjunto de maquilladores convierte a pequeños y jóvenes en esqueletos y brujas. En Inglaterra se valora la comida y se crean exquisiteces con nombres siniestros o que se semejan a dedos humanos, arañas o monstruos. Mientras que los pequeños juegan al truco o trato en Canadá, se organizan asambleas para poder ver películas de terror y comer pastel de calabaza y manzanas acarameladas. Ahora sabes por qué razón va de tienda en tienda y de puerta en puerta cada 31 de octubre pidiendo dulces. Una tradición que está medrando en otros países. ¡Únete a la celebración, ponte tu mejor disfraz y logra los dulces! Fotografía: © Josh Marshall / Pixnio

Truco o truco

1. Sea cortés. Recuerde que la ley no le ordena a repartir dulces en Halloween. Tus vecinos y amigos lo hacen pues es entretenido y desean que todos la pasen bien. Un pequeño «gracias» antes de agarrar un puñado de dulces es bastante. Quién sabe, ¡aun podrían invitarte a otra gominola!

MIRA: De qué manera festejan Halloween en la Casa Blanca

¿De qué forma cuidas a los pequeños en las fiestas de Halloween?

Cuidar a los pequeños es una prioridad en estas fiestas de Halloween.

  1. No dejes que tus hijos o inferiores soliciten dulces solos y no te hagas cargo de sobra de 2 pequeños, en tanto que puedes perder de vista a el resto.
  2. En el momento en que vayas a centros comerciales, ten presente los controles y medidas de bioseguridad.