Saltar al contenido

¿Cómo se debe de limpiar una mujer al ir al baño?

Tras mear (plañir), las mujeres tienen que limpiarse de adelante hacia atrás con papel del váter. Tras defecar, asegúrese de limpiarse de adelante hacia atrás para eludir la propagación de bacterias desde el área rectal hasta la uretra.

La limpieza indebida de la vagina tras mear puede beneficiar el desarrollo de hongos y bacterias. Además de esto, puede ocasionar picazón y también irritación y abrir las compuertas a los microorganismos que ocasionan infecciones y anomalías de la salud. De ahí que te explicaré en el artículo de qué forma adecentar apropiadamente tu región íntima tras ir al baño.

Si no te enseñaron adecuadamente de qué manera secarte las partes íntimas tras mear en el momento en que eras niño, probablemente todavía no lo estés realizando bien sin saberlo.

Colocación del rollo de papel del váter

Además de esto, para sostener una salud aceptable del tracto urogenital, es conveniente lavar la región genital con agua y un jabón particular para la higiene íntima, lavando de frente hacia hacia atrás para eludir que las bacterias pasen del ano a la vagina. Se tienen que dividir los labios con los dedos para adecentar bien los pliegues y no utilizar esponjas ni guantes puesto que ahí se amontonan los gérmenes. Según Unicef, efectuar este hábito tras ir al baño, antes de elaborar o manejar alimentos, tras toser o estornudar asistiría a achicar en mucho más del 40% las ocasiones diarreicas y prácticamente en un 25% las ocasiones de infección respiratoria. Esto es, más esencial aún en la situacion de los pequeños, víctimas favorecidas de millones de gérmenes que aprovechan la carencia de higiene para extender distintas nosologías.

Pautas para prosperar tu higiene íntima

Para la higiene día tras día de la región vaginal, tienes que emplear un producto concreto. No emplees exactamente el mismo gel o jabón que empleas en el resto del cuerpo.

Los jabones íntimos tienen que garantizar una higiene correcta sin irritar, resecar o modificar el pH habitual de esta región. Con ellos te aseguras que sigue la protección natural contra las infecciones.

Qué no llevar a cabo a lo largo de la higiene íntima

  • Impide las duchas vaginales. Como hemos discutido, la vagina tiene sus mecanismos de autolimpieza y protección. Por tal razón, las duchas vaginales no se aconsejan como medida de higiene de rutina salvo que formen una parte de un régimen médico.
  • No tomes baños de burbujas. Además de esto, las sales de baño y/o los aceites incrementan la posibilidad de reacciones de contacto.
  • No se usan esponjas ni guantes para la higiene personal. En el final, hablamos de elementos con una alta carga microbiana que tienen la posibilidad de accionar como aspecto de infección.

Tampoco emplees jabón íntimo

El pH de la vagina y nuestras partes íntimas es ácido, en contraste al resto del cuerpo que tiene un pH neutro. Esta es la razón primordial por la que normalmente no se aconseja utilizar jabón íntimo y bastante menos exactamente el mismo que empleas en el resto del cuerpo. Aun algunos jabones ácidos jamás van a ser tan ácidos como esta gama. Por consiguiente, salvo que su médico lo aconseje particularmente, si experimenta picazón, infección o cándida, intente lavarse las partes íntimas solo con agua.

Visto que no se aconseje la utilización de jabón no quiere decir que nuestra vulva se ensucie. Para el lavado íntimo, requerimos adecentar nuestros genitales externos con agua no muy caliente todos y cada uno de los días. Empieze con movimientos de ida y vuelta para eludir la transferencia de bacterias desde el ano. Entonces pase delicadamente sus dedos sobre sus labios y el área cerca de su clítoris. Hablo de tus dedos pues finalmente no tienes que utilizar una esponja en tanto que es un nido de gérmenes.