Saltar al contenido

¿Cuándo empieza el bebé a dormir toda la noche?

La mayor parte de los bebés empiezan a reposar toda la noche (de seis a ocho horas) sin despertarse cerca de los 3 meses de edad o en el momento en que alcanzan las 12 a 13 libras (5 a 6 kilos). Cerca de 2 tercios de los bebés tienen la posibilidad de reposar toda la noche con regularidad al sexto mes.

La primera cosa que debemos determinar es ¿qué es lo que significa reposar toda la noche?

Según una investigación de Anders, «reposar» se define como «mantenerse en la cuna de 12:00 a. m. a 5:00 a. m.».

Distintas fases del sueño infantil

Desde el nacimiento hasta los tres meses, el sueño infantil se divide esencialmente en 2 fases: sueño activo y sueño retardado. El resto de fases se desarrollan desde el cuarto mes, que se completará al sexto mes de vida. Estas fases tienen una duración diferente a la del sueño adulto, lo que se traduce en una falta de sincronía que impide el reposo de los progenitores.

El sueño infantil es un desarrollo de maduración y por ende diferente para cada niño.

Precisa comer cada escasas horas

Un bebé recién nacido tiene un estómago pequeño y precisa comer cada escasas horas. Esto quiere decir despertares usuales a lo largo de la noche. Ciertos bebés se despiertan llorando de forma cómoda en los brazos de su madre o padre… y eso es con perfección habitual. Hay bebés que tienen la posibilidad de reposar mucho más horas consecutivas desde los 9 meses, pero no hay una edad específica, va a haber pequeños que tengan tres años y aún se despierten a lo largo de la noche. No obstante, ten en cuenta que «toda la noche» para un bebé significa unas 5 horas consecutivas… y no tienen relación con las 8 horas que precisas.

Lo destacado que puedes llevar a cabo para contribuir a tu bebé a estudiar a reposar es ponerlo en su cuna en el momento en que tiene sueño, pero no en el momento en que ahora está dormido. Así, puede realizar una aceptable conexión entre la cama y quedarse dormido y no requiere que te duermas en todo momento. Tan rápido como se calme, va a poder dormirse en su cuna.

¿Cuándo duerme un bebé toda la noche?

Lo cierto es que no hay tiempos cerrados en el reposar, solo aproximaciones. ¿Qué podríamos estimar reposar para un bebé? Según Sleep Foundation, se estima que un bebé duerme toda la noche si tiene por lo menos seis horas de sueño ininterrumpido (aun si se lúcida resumidamente pero se regresa a reposar). No obstante, desde la visión de nuestros mayores, seis horas tienen la posibilidad de no ser suficientes.

Cabe rememorar que los bebés hasta los 12 meses precisan reposar de 12 a 16 horas cada día, si bien no hay un consenso general; hasta 2 años, entre 11 y 14 horas; entre 3 y 5 años, de diez a 13 horas cada día. Hasta esta edad, las siestas están dentro (es esencial tener en consideración las ventanas para reposar). Desde los seis años los pequeños tienen que reposar entre 9 y 12 horas del día a día; y jóvenes hasta los 18 años precisamente 8-9 horas cada día. Los mayores tienen que reposar entre 7 y 9 horas.

El interrogante adecuada no es “¿Cuándo vas a reposar toda la noche?”

El veterano médico Carlos González está habituado a que los progenitores le hagan frecuentemente esa pregunta. “La contestación es jamás… por el hecho de que absolutamente nadie duerme toda la noche”, resalta en el curso Lactancia y Sueño. En verdad, todos y cada uno de los mayores experimentan múltiples microexcitaciones a lo largo de una noche. Son capítulos cortos que ciertos recuerdan y otros olvidan. Las experimentan aun los privilegiados que alardean no comprender nada desde la hora de acostarse hasta el amanecer. González enseña que este accionar debe ver con la manera en que los humanos han dormido a lo largo de la mayoría de la historia.

Por el hecho de que el día de hoy andas descansando en una cómoda cama, protegido por paredes, en una cálida habitación clausurada. Andas en un espacio seguro. Pero no hace tanto tiempo que la multitud dormía al aire libre, aun en la mitad de un bosque o selva. En semejantes situaciones, tienen la posibilidad de aparecer múltiples riesgos cualquier ocasión. Conque el hombre se habituó a despertarse habitualmente para cerciorarse de que todo iba bien. “Nuestros cinco sentidos examinan todo el ambiente a lo largo de estos despertares parciales”, afirma Carlos González.